El Rocío

Día de objetivos cumplidos

  • La presentación de los peregrinos de Triana ante la Blanca Paloma fue de nuevo una de las más multitudinarias en la aldea Detrás, la hermandad de Umbrete celebró su 200 aniversario.

Sábado de presentaciones ante la Blanca Paloma para 80 de las 114 hermandades filiales con las que cuenta ya la romería más grande y universal, la que se realiza en honor de la Virgen del Rocío desde hace cientos de años. En la jornada del viernes habían ya cumplido con este trámite, uno de los principales objetivos de la peregrinación hasta la aldea, la treintena restante, las de más recientes constitución, ya que es la antigüedad la que marca el turno de paso frente a la ermita y los representantes de la Hermandad Matriz de Almonte que aguardan para dar la bienvenida y la enhorabuena a todas y cada una de las hermandades. No obstante, hay momentos que marcan la jornada, esperados por un mayor número de fieles, como lo fueron ayer las presentaciones de las hermandades de Sevilla y Triana, la gaditana de Sanlúcar de Barrameda (la más antigua de la provincia) y por supuesto, las onubenses de Emigrantes y Huelva, sin olvidar a Umbrete, que cumple este año el 200 aniversario de su fundación y como siempre, la de la más antigua de las filiales: Villamanrique de la Condesa.

Poco antes de las 12:00, un miembro de la junta de gobierno de la hermandad anfitriona anunciaba por megafonía que había llegado la hora de iniciar "con alegría" las presentaciones, e instaba a las primeras hermandades a tomar posiciones para su paso por la ermita. Todo estaba listo en la explanada de acceso a la ermita, fuertemente vigilada por miembros de la Guardia Civil y por voluntarios de la Hermandad Matriz de Almonte que velaban por que el primer acto oficial de la romería discurriese sin sobresaltos.

Villamanrique de la Condesa acudió acompañada de Vitoria y tras algún aviso, hizo su entrada en el recinto entre palmas y vítores. La carreta de plata, realizada a imagen de la de cajón de madera que tuviera en origen, adornada con cintas rojas y rosas rojas y blancas y albergando el antiquísimo Simpecado de la hermandad, de 1766, fue conducida bajo la concha del pórtico de la ermita mientras los tamborileros entonaban la salve y tanto los peregrinos como el numeroso público que desde temprano se arremolinaba en las inmediaciones del templo estallaba en aplausos. Una imagen que habría de repetirse hasta en 80 ocasiones durante la intensa jornada del sábado de Rocío.

Mucho más comedida fue la presentación de la siguiente hermandad, la de Pilas, que acudió a su momento especial frente a la Virgen del Rocío acompañada de la Hermandad del Principado de Asturias. También en carreta de plata, el Simpecado de Pilas ofrece una imagen pictórica de la Virgen del Rocío de estilo barroco del siglo pasado. No llevaba Pilas acompañamiento de carreta alguna, algo que se repetiría en varias ocasiones durante la jornada.

Las hermandades pueden acudir a sus presentaciones, además de con su caballería y sus romeros a pie, con sus carros típicos, aunque sin carriolas ni charrés, aunque no todas las filiales cuentan con este tipo de carretas.

La Palma del Condado fue, tras los vivas y las felicitaciones a la Hermandad de Pilas por su presentación, la siguiente en mostrar su devoción a la Virgen del Rocío y la primera de las 19 hermandades onubenses que vivieron ayer ese momento cumbre.

Acompañada por las hermandades de Hortaleza y la Valenciana de Culto (dos de las 40 hermandades erigidas canónicamente pero que aún no han recibido el título de filiales), La Palma presentó su Simpecado y a continuación, otra onubense, la de Moguer, iniciaba el momento de rezar la Salve ante la patrona de Almonte junto a la Hermandad de Barajas y si bien la presentación de su Simpecado se caracterizó por el recogimiento, desde sus carros tradicionales tirados por mulos, decorados de forma sencilla y con fotografías de antiguas romerías, se entonaron numerosos vivas que fueron correspondidos por los fieles presentes en el acto, menos numerosos que en años anteriores.

Una explosión de color y de bullicio trajo consigo la comitiva de la Hermandad de Sanlúcar de Barrameda. La gaditana, sin carretas en su presentación, concitó a un buen número de sus hermanos que llevaron en volandas al Simpecado profusamente adornado con flores multicolores.

Momento cumbre, sin duda, el de Triana. La enorme expectación que siempre genera la hermandad sevillana se vio ayer correspondida por la multitudinaria comitiva que, con sus sombreros al aire, como es tradición en ella, saludaban a la Virgen y gritaban vivas durante largo rato, a pesar de los avisos emitidos por megafonía.

Muy aplaudida Umbrete, que celebraba su bicentenario, presentó su Simpecado en su antiquísima carreta de cajón de madera pintada con escenas del descubrimiento de la imagen de la Virgen del Rocío, una pieza muy delicada que los de Umbrete han sabido conservar. Emocionados, sus hermanos recibieron la felicitación de la Matriz por "sus 200 años de peregrinar frente a la Blanca Paloma. Felicidades a quien lleva tantos años manteniendo la fe rociera".

La Hermandad de Huelva, con su impresionante caballería y más de una treintena de carros tradicionales, llegó ante la ermita entre aplausos a su Junta de Gobierno por una romería que está siendo muy especial. Lo hizo acompañada de las hermandades de Salamanca y Alosno y tras las de Coria del Río y Santa Fe, que presentaron sus Simpecados en paralelo en un momento de especial júbilo. La granadina se estrenaba así como hermandad filial y quiso hacer partícipe de su alegría a quienes la ha acogido desde sus inicios.

Ya por la tarde, Sevilla volvía a enardecer los ánimos de los rocieros al igual que Emigrantes, que llevaba a su Concha Peregrina a los pies de la Virgen del Rocío para completar un camino inolvidable para sus hermanos, que vivirán en la jornada de hoy, junto a toda la familia rociera el solemne momento de la misa de romeros.

más noticias de EL ROCÍO Ir a la sección El Rocío »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios