2015 Elecciones Municipales

Los pactos post 24-M abren un paréntesis en la investidura de Díaz

  • El PSOE reanudará la negociación cuando acabe el "tacticismo". El PP da vía libre a sus alcaldes para negociar hasta con Podemos.

En modo pausa. La situación política andaluza tras las elecciones del pasado domingo se encuentra a la espera de que culminen los pactos entre los partidos para la gestión de los principales ayuntamientos. En este escenario ha quedado en un segundo plano la investidura de la Presidencia de la Junta, Susana Díaz, a la que todos los partidos desligan de la primera negociación.

La constitución de los ayuntamientos tiene de plazo hasta el 13 de junio; la investidura de Susana Díaz, hasta el 5 de julio para evitar una nueva convocatoria electoral en septiembre.

El portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, dio a entender ayer en rueda de prensa que no habrá nuevos llamamientos a la negociación con los demás partidos hasta que no se despeje el panorama municipal, en una etapa inicial todavía.

Jiménez dijo que el PSOE está a la espera de que las demás fuerzas políticas representadas en el Parlamento andaluz "constaten" un "abandono del tacticismo electoral" y un cambio en sus posturas frente a la investidura para retomar las negociaciones y que haya un gobierno en Andalucía "lo antes posible".

Los demás partidos mantienen sus posicionamientos previos a las elecciones, con la exigencia de las condiciones para permitir la investidura de Díaz que frustraron los tres intentos de la socialista, que lleva 65 días en funciones.

El diputado de Podemos Juan Ignacio Moreno Yagüe, aseguró ayer que si el PSOE hubiera aceptado las condiciones de su formación para facilitar la investidura el acuerdo se hubiera cerrado "hace ya días o semanas".

El portavoz parlamentario del PP andaluz, Carlos Rojas, reclamó ayer "el paso adelante" de la socialista para entablar esas negociaciones y acusó a Díaz de utilizar los ayuntamientos como "mercadeo" con Podemos para conseguir que esta formación la apoye en su investidura.

Podemos y el PSOE siguen midiéndose las distancias a la espera de un movimiento para negociar mientras en las capitales orientales el PP, la fuerza más votada en todas, comenzó ayer a recuperar pulsaciones.

En Jaén capital el PP recibió ayer el visto bueno de los tres concejales de Ciudadanos, aunque advirtieron de que no habrá "cheques en blanco", el término de moda. También en Granada tomó fuerza que Ciudadanos dejará gobernar a José Torres Hurtado en minoría. Ciudadanos además ha llamado la atención a los candidatos de Almería y Málaga que proclamaron que se postulaban como alcaldes de las capitales, el último susto que recibió el PP andaluz.

La incertidumbre se trasladaría entonces a las capitales occidentales, salvo en Huelva, donde gobernará el PSOE.

Jiménez lanzó un mensaje a Podemos para que no den por hecho que la ciudad de Cádiz caerá de su lado. "Quienes pintan líneas rojas no pueden pedir cheques en blanco. Lo tienen que tener claro todos", dijo.

Ambos partidos han dejado claro que no habrá gobiernos en coalición, pero de sus apoyos, incluida Izquierda Unida que ya se ha manifestado favorable a no dejar gobernar al PP, dependen los gobiernos de Sevilla, Cádiz, Córdoba o Jerez (Ganemos Jerez, plataforma apoyada por Podemos, hará una votación el 4 de junio y pone como condición grabar los encuentros) .

El PP por su parte tratará de conservar estas capitales. A puerta cerrada el pasado martes el presidente de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno, invitó a sus alcaldes a que entablen conversaciones con todos los partidos, incluido Podemos, según confirmaron ayer a esta redacción fuentes de la dirección regional. Moreno dijo en el comité director que el PP no establece ningún cordón sanitario con nadie, como el PSOE ha hecho con ellos y EH Bildu.

El PP usa el símil de que el 22-M se perdió la primera vuelta, pero la segunda vuelta se decidirá el 13 de junio cuando se constituyan formalmente los ayuntamientos

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios