Elecciones Municipales

El PSOE quiere gobernar en 60 ayuntamientos de la provincia onubense

  • Caraballo acatará lo que su formación decida para la Diputación. El secretario general del Partido Socialista en Huelva dice que la Alcaldía de Almonte "no está perdida"

Ignacio Caraballo, secretario general del PSOE de Huelva Ignacio Caraballo, secretario general del PSOE de Huelva

Ignacio Caraballo, secretario general del PSOE de Huelva / Alberto Domínguez (Huelva)

El Partido Socialista quiere gobernar en sesenta ayuntamientos de la provincia onubense. El PSOE, que obtuvo mayoría absoluta en cincuenta municipios y simple en seis, se ha propuesto este reto, por lo menos “vamos a intentarlo”, manifestó el secretario general del partido en Huelva, Ignacio Caraballo.

Caraballo apuntó que se está pactando “con tranquilidad, hay que ser cautos”. Indicó que están siguiendo una política de pactos abierta, “estamos hablando con las diferentes fuerzas políticas sin dejar en la cuneta a absolutamente a nadie, estamos hablando con todo el mundo” con la finalidad de aumentar el número de ayuntamientos gobernados por socialistas, y en estos pactos, para los que cuentan aún con quince días, “hay algunos más claros que otros”.

Recalcó que a partir del día 16, una vez que se materialicen los pactos, se hablará de la presidencia de la Diputación y de los diputados. Incidió en que “soy una persona de partido que siempre voy a acatar lo que diga el partido”.

Aseguró que tiene “fuerzas para seguir” y que “le ilusiona” seguir siendo presidente del organismo supramunicipal, pero también “hay cuestiones familiares y personales que hay que barajar y evaluar y a partir de ahí tomar la decisión”.

Explicó que hay un proceso, la Ejecutiva Provincial le da una propuesta al Comité Provincial, que a su vez se lo da al Federal. Comentó que hay dieciséis diputados “pero hay sesenta que quieren ser diputados”.

Entre los ayuntamientos en los que el PSOE va a intentar pactar para llegar a los sesenta el dirigente socialista mencionó a Ayamonte, Valverde, Cortegana y Castaño del Robledo, en los que ganó el PP; así como Isla Cristina, Alájar y Manzanilla, en los que ganó el PSOE pero sin mayoría.

Comentó que el pacto “en un 95% de los casos sería con IU, por lo tanto, sería un pacto de izquierda y de progreso”.

Señaló que algunos de los municipios “han sufrido un gobierno del PP y queremos transformarlos”. Indicó que Ayamonte “perdió la imagen que tenía y el papel que jugaba en la provincia, sobre todo en el turismo, ha pasado prácticamente a no existir”.

De Valverde dijo que sus sectores productivos como el calzado, el mueble o la automoción, “han venido hasta la Diputación y hemos tenido que reflotar la marca Valverde, necesitamos que haya ahí un proyecto totalmente distinto”, y Cortegana, “es un pueblo que se ha quedado detrás en la Sierra. Tanto Aroche como Jabugo y Aracena le han pasado y se ha quedado rezagado y necesita un proyecto nuevo. Entiendo que no vamos a tener problemas en pactar con IU y Podemos”.

Respecto al Ayuntamiento de Punta Umbría, comentó que es complicado, “ya que no sólo está dividido, muy fragmentado, sino que hay también problemas de relaciones personales. Hay algunos que son difíciles de que pacten con ellos, y estamos hablando con todos los grupos y, a partir de ahí, a ver si somos capaces de seguir gobernando Punta Umbría”.

Por otra parte, recalcó que el Ayuntamiento de Almonte, en el que ganó el partido de Francisco Bella, Ilusiona, “todavía no está perdido, tenemos pacto, no somos primera fuerza pero no está perdido, se está hablando con todas las fuerzas políticas y nadie ha salido que va a gobernar. Vamos a esperar que terminen las conversaciones”.

Caraballo reconoció que “si ha habido un pueblo que nos ha descolocado por el resultado, éste ha sido Almonte. Sabíamos que ese partido tenía posibilidades y habíamos barajado sobre cuatro o cinco concejales, pero no esperábamos que fueran nueve”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios