Innovación agrícola

Morera & Vallejo Industrial crea el primer plástico que se biodegrada en tres meses

  • Este material innovador permite a los agricultores sustituir los acolchados de polietileno que hay que retirar tras la cosecha.

Antonio Morera Vallejo. Antonio Morera Vallejo.

Antonio Morera Vallejo. / Rodríguez Aparicio

Proyecto Biomulch es como se ha denominado a la investigación que ha fructificado en la solución desarrollada por la empresa de producción de plástico agrícola Morera & Vallejo Industrial para reducir los costes de los agricultores a la vez que se respeta la naturaleza. "Queremos concienciar a todo el mundo de que el plástico es bueno porque contribuye a la economía de la región y nuestro país, pero al mismo tiempo también hay que pensar en cómo destruirlo porque tiene una duración muy larga y es muy nocivo para el medio ambiente", explicó Antonio Morera Vallejo, presidente de la compañía.

El Biomulch consiste en un nuevo plástico biodegradable que puede usarse sin complicaciones posteriores en los cultivos porque al estar compuesto por principios biológicos no necesita ser nunca retirado de la tierra.

De este modo, una vez que llega el tiempo de la cosecha, el plástico se entierra y desaparece en menos de tres meses de modo orgánico, al ser un aditivo biológico similar a los nutrientes que se añaden al cultivo.Esto soluciona el problema que crea los actuales acolchados (plásticos negros), ya que están elaborados a partir de polietileno. Estos acolchados sí que deben ser retirados una vez se recoge la cosecha. Además, siempre queda entre un 10 y un 20% en la tierra, lo que provoca un efecto indeseado. Además, el reciclaje de este producto basado en el polietileno es bastante complicado por su elevada contaminación por tierra, piedras y residuos, que en más de un 45% se envían a vertederos.

Este producto innovador fue presentado en el Centro Tecnológico de Agroindustria de Huelva. En su presentación participó también la vicepresidenta de la Diputación de Huelva, María Eugenia Limón Bayo, quien respaldó este tipo de avance. "Tanto la administración como las empresas y cooperativas agrícolas debemos ser capaces de apoyar al sector del conocimiento, a las investigaciones, que, como en este caso, avancen para ayudarnos a cumplir el objetivo que nos marca Europa, ser innovadores y sostenibles", explicó.

En su desarrollo han participado también las dos marcas de comercialización de plásticos Plastimer y Macresur, pertenecientes a Morera & Vallejo Industrial, el Centro Tecnológico del Calzado y del Plástico de Murcia, que se ha encargado del desarrollo de los materiales; la firma holandesa Thatchtec, experta en microorganismos; y la alemana Fkur, especializada en productos químicos. La investigación ha sido financiada por la Unión Europea, a través del programa Horizonte 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios