Operación inmobiliaria

Moody’s aplaude el plan de desinversión anunciado por El Corte Inglés

  • La agencia de calificación ve la operación "positiva para el crédito".

  • La compañía estudia reducir su deuda en torno a 2.000 millones con la venta de activos inmobiliarios no estratégicos.

El presidente de El Corte Inglés, Nuño de la Rosa. El presidente de El Corte  Inglés, Nuño de la Rosa.

El presidente de El Corte Inglés, Nuño de la Rosa. / Chema Moya (Efe)

Comentarios 0

El plan para la desinversión de activos inmobiliarios no estratégicos para reducir deuda, anunciado por Grupo El Corte Inglés la semana pasada y cuyo importe estimado oscila entre 1.500 y 2.000 millones de euros, resulta "positivo" para la solvencia de la compañía, según indicó la agencia de calificación Moody’s, que ha confirmado el rating Ba1 con perspectiva estable de la deuda de la compañía española. "La empresa anunció el 21 de diciembre su intención de desinvertir en alrededor de 130 activos inmobiliarios no estratégicos, incluyendo terrenos, oficinas, plataformas logísticas y establecimientos comerciales por un valor estimado de entre 1.500 y 2.000 millones de euros", recuerda la agencia, señalando que la firma española pretende destinar los fondos captados a seguir reduciendo su deuda. "Lo vemos positivo para el crédito", afirma Moody’s.

No obstante, la calificadora de riesgos apunta que el efecto sobre las métricas crediticias de la empresa dependerá en gran medida de si esta llega a acuerdos de venta y posterior arrendamiento, así como de las condiciones y términos de los mismos. Por otro lado, Moody’s señala que no hay cambios en la calificación de la deuda de El Corte Inglés, situada en Ba1 con perspectiva estable, después de que la sociedad haya completado con éxito una colocación privada de 90 millones de euros en deuda senior, cuyos fondos serán empleados en reducir el endeudamiento de la empresa, por lo que el efecto de la emisión será "neutral".

La calificadora de riesgos indica que la actual nota de solvencia de El Corte Inglés se ve respaldado por la posición de liderazgo que ocupa en la mayoría de mercados en los que opera la firma, así como por el conocimiento y el elevado interés de terceros en operar en centros de El Corte Inglés, además del apoyo de las condiciones macroeconómicas de España y las buenas perspectivas de desapalancamiento y el firme compromiso del nuevo equipo gestor de adoptar una política financiera más conservadora que en el pasado.

Asimismo, Moody’s añade que su calificación también refleja la alta concentración geográfica de El Corte Inglés en su mercado doméstico, la naturaleza cíclica y estacional de su modelo de negocio, así como los menores márgenes de rentabilidad que otros competidores y los riesgos y desafíos relacionados con las crecientes tasas de penetración on line y la competencia por parte de especialistas puros en e-commerce. El viernes pasado, Grupo Corte Inglés anunció que analizará las posibilidades de desinversión de activos inmobiliarios no estratégicos, cuyo valor estimado se sitúa entre 1.500 y 2.000 millones de euros, con el objetivo de reducir la deuda.

Para ello, el grupo de distribución encargará un estudio a la división de Real Estate de PricewaterhouseCoopers (PwC) con el fin de determinar las mejores opciones para cada uno de los activos no estratégicos y posteriormente decidir cuales se pondrán a la venta a partir de 2019.

En conjunto, según ha explicado la compañía, se analizarán unos 130 activos que en la actualidad tienen diferentes usos; se trata principalmente de terrenos, oficinas, superficies comerciales y plataformas logísticas. El total de activos del perímetro sujeto a análisis de desinversión suma más de dos millones de metros cuadrados repartidos por todo el territorio nacional, con un valor estimado que se sitúa en una horquilla de entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

Las buenas perspectivas macroeconómicas de España ayudan a la calificación positiva.

El grupo ha señalado que el monto total obtenido con las operaciones de desinversión se destinará a reducir la deuda, lo que permitirá optimizar su estructura financiera. Durante los seis primeros meses del ejercicio fiscal 2018, entre el 1 de marzo y el 31 de agosto, la deuda financiera neta del grupo ha descendido en 347 millones, situándose en 3.652 millones al final del periodo.

Precisamente esta semana se ha conocido que El Corte Inglés ha vendido dos de los centros que tiene en sendos centros comerciales de Madrid, en concreto, los situados en La Vaguada y Parquesur (Leganés), a la multinacional inmobiliaria Unibail-Rodamco por unos 160 millones de euros. La compañía seguirá ocupando estos centros en régimen de alquiler, tras firmar un contrato de arrendamiento a largo plazo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios