Economía

El Golfo de Cádiz evita los recortes en la pesca del boquerón y mantendrá la cuota

  • El sector estima el cupo de 5.910 toneladas insuficiente, pero lo considera un "balón de oxígeno" para el cerco

  • Queda pendiente la asignación de sardina, que se conocerá en enero

Unos rederos revisan y reparan las artes de pesca en el puerto de Punta Umbría. Unos rederos revisan y reparan las artes de pesca en el puerto de Punta Umbría.

Unos rederos revisan y reparan las artes de pesca en el puerto de Punta Umbría. / archivo

Casi 6.000 toneladas de boquerón es la cuota de captura asignada a España para 2018 tras el acuerdo alcanzado por los ministros de Pesca de la Unión Europea después de 22 horas de negociaciones para el reparto de Totales Admisibles de Capturas (TAC). En concreto, son 5.910 toneladas de boquerón, una cuota similar a la de este año, lo que proporcionará cierta estabilidad a la flota andaluza, dependiente de este stock y de la pesquería de la sardina, que no ha sido tratada en la Comisión de Pesca. El TAC para España y Portugal se ha fijado en 12.500 toneladas.

La propuesta inicial planteada por la UE era de 10.000 toneladas para ambos países, de las cuales 4.783 para España. El acuerdo alcanzado beneficiará a un total de 86 buques de la flota de cerco de Huelva y Cádiz, que dan empleo directo a más de 600 tripulantes y a los cientos de puestos de trabajo indirectos en las lonjas.

En total se verán beneficiados 48 barcos en la provincia de Huelva (Punta Umbría e Isla Cristina) y 38 en Cádiz (Barbate y Sanlúcar de Barrameda).

En cuanto a la cigala del Golfo de Cádiz, además de conseguirse una subida del 15% del TAC, se han sentado las bases para una futura gestión por unidades funcionales, de acuerdo a las recomendaciones científicas. Así de las 54 toneladas adjudicadas este año se pasa a las 62,1.

La especie que ha salido peor parada es el jurel, con una reducción del 24% de la cuota, aunque en marzo será revisada tras la realización de un estudio. Por otra parte, la UE ha suavizado la reducción prevista en merluza, y de un -34% se ha quedado en un -12%.

La Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope) considera que los acuerdos de cuota alcanzados suponen "un primer balón de oxígeno" para el sector del cerco del Golfo de Cádiz, que se tiene que complementar con la aprobación del plan de gestión de la sardina.

El presidente de Facope, Manuel Fernández, aseguró ayer que vuelven "satisfechos" porque se ha logrado mantener la cuota del boquerón frente al recorte del 43% que se proponía al principio, aunque matizó que "el sector no puede estar contento porque lo que había solicitado es el incremento de las cuotas, ya que las actuales son escasas".

El consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, afirmó ayer que la Junta no puede estar satisfecha pues, salvo en el caso del boquerón, "en el resto de pesquerías perdemos cuota", cuestión ésta que el consejero analizará con el sector.

El representante de Facope valoró el hecho de que se hayan suavizado los criterios iniciales de la Comisión de pesca en base a la necesidad de llegar al rendimiento máximo sostenible antes de 2020, porque "eran imposibles de cumplir", al tiempo que reconoció "el esfuerzo" realizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. "Ha realizado una buena negociación partiendo de lo que se exigía, aunque en el fondo el marinero no va a estar contento", apuntó.

El presidente de la federación destacó que se haya logrado el incremento de algunas cuotas, como la de la cigala, que se ha mitigado en parte la reducción de otras como el jurel y, sobre todo, que se haya mantenido la cuota del boquerón, ya que de haberse reducido hubiera supuesto "una catástrofe" para el cerco del Golfo de Cádiz, lo que constituye un desahogo para la flota andaluza. Queda pendiente la aprobación del plan de gestión de la sardina presentado conjuntamente por España y Portugal. Boquerón y sardina constituyen dos patas imprescindibles para el cerco y "si falla una de ellas, la actividad no será posible".

Desde el Ministerio se ha indicado que es probable que finalmente se apruebe dicho plan, si bien es algo que no se conocerá hasta el mes de enero, tras la realización de un estudio, lo que supondría asegurar el futuro del cerco. El sector prioriza mantener abierto el caladero de la sardina a la espera de conocer la decisión de la Comisión Europea en relación a esta pesquería de aguas ibéricas para 2018.

España y Portugal han presentado a la UE el Plan de Gestión Plurianual para la captura de la sardina en sus aguas, un documento que han elaborado conjuntamente en el que se plantea limitar las capturas para el próximo año a 14.500 toneladas para los dos países y un incremento mínimo de la biomasa de esta especie del 5%.

La cuota de sardina para este año fue de 17.000 toneladas para España y Portugal. Inicialmente se establecieron 10.000 pero posteriormente se sumaron otras 7.000 toneladas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios