fútbol tercera división

Mucho más que tres puntos

  • El San Roque logra remontar su partido con un jugador menos

Mucho más que tres puntos Mucho  más que tres puntos

Mucho más que tres puntos

Hay victorias que pueden valer mucho más que los tres puntos en sí. La que consiguió ayer el San Roque de Lepe sobre el Atlético Espeleño tras remontar con un jugador menos el gol del equipo cordobés al filo del descanso, puede ser una de éstas. El conjunto lepero llegaba a esta cita tras dos derrotas consecutivas, además sin marcar, por lo que necesitaba cambiar la tendencia cuanto antes si no quería verse alejado de las posiciones de cabeza. Ahora, tras este triunfo la cuarta plaza se queda a solo 2 puntos y el futuro parece que se presenta de una forma más optimista.

Alex Hornillo, ayer por segundo partido en la grada por sanción, optó de salida por un claro 4-3-3, aunque con muchos intercambios de posición entre Camacho y Pablo Ganet, con lo que abandona así el esquema de tres centrales con el que consiguió encadenar tres victorias consecutivas en la anterior ocasión en que se disputaron tres jornadas en una semana. Las ausencias por sanción de Ekedo e Higor Rocha, unidas a las bajas de última hora de Sumy y Keita le dieron a Manu Fidalgo y Moha la oportunidad de salir de inicio, con lo que se pretendía ganar, con el primero, control de balón en el centro del campo, y con el segundo, velocidad por banda.

Salvo una falta lateral botada por Serio Ortiz pasada la media hora de partido que atrapó con seguridad el portero aurinegro Nico Monclova, la primera mitad fue un monólogo del San Roque, aunque con escasas ocasiones claras de gol. Y eso que el partido comenzó con dos acercamientos claros del conjunto local, el primero en el minuto 2 con una jugada individual de Camacho, que hizo equilibrios sobre la línea de fondo y se marchó de varios rivales, aunque sin encontrar rematador en el último pase, y el segundo sólo un minuto después en un saque de esquina que acabó con el balón dentro de la portería del Atlético Espeleño tras varios rebotes, pero el árbitro del partido lo anuló por fuera de juego previo de Pablo Ganet, autor del último remate.

A partir de ahí y a pesar de que el balón estuvo casi siempre en poder de los jugadores del San Roque, sólo se puede reseñar un remate de Pedro Mérida desde el punto de penalti que salió junto al palo tras hacer la pared con Camacho (17') y una falta directa botada por Pablo Ganet desde la frontal del área que se estrelló en la barrera (30').

El minuto de prolongación de este primer periodo fue nefasto para el San Roque. Un balón cruzado desde campo propio buscando la espalda de la zaga lepera le llega a Ángel García y su mal control se convierte en un pase para la llegada por el otro costado de Samu, que sólo tiene que tocar el balón para marcar a puerta vacía. Al vestuario con cara de tonto y con necesidad de remontar en la segunda mitad.

El control de balón siguió en poder del San Roque a la vuelta de vestuarios, pero las ocasiones claras no acababan de llegar sobre la portería defendida por José Rodríguez. La primera oportunidad de gol en este segundo periodo fue para el Atlético Espeleño con un remate de Ángel García al lateral de la red en el minuto 57, lo que provocó los primeros murmullos de desaprobación en la grada del Ciudad de Lepe con el juego de los suyos.

La expulsión poco después del aurinegro Moha con una extraña segunda amarilla al interpretar el árbitro que se había dejado caer intentando engañarle, dejaba un escenario todavía más oscuro para los intereses leperos. Sin embargo, la entrada de Malick y sobre todo de Sergio Rodríguez reactivó el ataque del San Roque. Un cabezazo de Pedro Mérida que rozó el palo y una falta directa de Sergio Rodríguez que quitó el portero espeleño cerca de la escuadra, fueron el preludio del gol del empate lepero en el minuto 72. Pablo Ganet persigue un balón rebotado sobre el área visitante y consigue tocarlo de primeras ante las dudas de portero y zaga del Atlético Espeleño devolviendo así las tablas al marcador.

El premio final para el San Roque y para el propio Sergio Rodríguez llegó a escasos minutos del 90 cuando el central visitante Troyano, que vio su segunda amarilla, agarra dentro del área al mediapunta aurinegro, señalando el árbitro el penalti que el mismo Sergio Rodríguez se encargó de transformar con mucha seguridad y sangre fría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios