motociclismo

Cuando el perdón se convierte en utopía

  • Rossi vuelve a declinar la oferta de saludo de Márquez

Marc Márquez intenta dar la mano a un Valentino Rossi que se lo toma a chiste. Marc Márquez intenta dar la mano a un Valentino Rossi que se lo toma a chiste.

Marc Márquez intenta dar la mano a un Valentino Rossi que se lo toma a chiste. / jaime olivares / efe

Marc Márquez (Repsol Honda), tendió la mano durante la conferencia de prensa a Valentino Rossi (Yamaha YZR), en un gesto público de intentar hacer las paces por sus diferencias del pasado, pero el italiano se la negó y el español restó importancia a su actitud al afirmar que "la vida sigue, no pasa nada".

Márquez reconoció que ante la contestación de Rossi de que no pasaba nada entre ellos se ha "venido arriba".

"Pero seguimos igual, la vida sigue y no pasa nada", recalcó Márquez, quien reconoció que nunca le habían negado así la mano "sin estar Uccio -Uccio Salucci, asistente personal de Rossi- por medio no; ya lo sabía y no pasa nada, pero se lo ha preguntado...", dijo Márquez.

"Por mi parte no hay problema, estoy contento, estoy feliz y no hay ningún problema, asumí en su día lo que había que asumir y no pasa nada, que la vida sigue y nadie es imprescindible aquí", recalcó el piloto de Honda.

El ex piloto italiano Loris Reggiani aseguró en otras declaraciones que antes de pedir Márquez perdón a Rossi, tendría que pedir perdón a la afición del mundial por lo que hizo en el 2015, pero el piloto de Repsol Honda fue contundente al afirmar no saber "quién es Reggiani". "Y tampoco me interesa; no pasa nada, estamos en Italia, estamos líderes con 59 puntos sobre el segundo, todo va bien, estamos pilotando bien, así que calma y tranquilidad", añadió Márquez restando importancia.

Rossi también quiso dar su versión. "Es una cosa entre nosotros dos y ya está, y para el resto somos dos pilotos que corremos juntos y lo importante es estar tranquilos para hacer bien nuestro oficio, pues esto son sólo cosas con las que se pierde el tiempo hablando", manifestó.

El italiano, con cierta sorna, dijo sobre su negativa a estrechar la mano del piloto de Repsol Honda: "Quizá ha sido el Papa el que quiso que Márquez me estrechara la mano (recordando la visita que muchos pilotos realizaron este miércoles al Vaticano), pero me disgusta porque se parece un poco a la película Blues Brothers, cuando John Belushi va a la iglesia y ve la luz; me disgusta, pero yo puedo decidir no".

Jorge Lorenzo también quiso intervenir y aclaro que: "En mi opinión, se equivocan los dos. Valentino se equivoca al no darle la mano" expresó el piloto mallorquín tras el incidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios