Deportes

Un duelo de urgencias en Wembley

  • El Barcelona necesita dejar atrás su mala racha ante el Tottenham

Messi sonríe mientras se ejercita en Wembley junto a Luis Suárez. Messi sonríe mientras se ejercita en Wembley junto a Luis Suárez.

Messi sonríe mientras se ejercita en Wembley junto a Luis Suárez. / facundo arrizabalaga / efe

El Barcelona visitará hoy el mítico estadio de Wembley para medirse con el Tottenham Hotspur en un encuentro, correspondiente a la segunda jornada de la Liga de Campeones, en el que los dos equipos tienen prohibido perder.

Será un duelo crucial dentro del durísimo Grupo B. El Barcelona cumplió con el pronóstico en la fecha inaugural al ganar 4-0 al PSV Eindhoven, mientras el Tottenham cayó 2-1 ante el Inter. Para el conjunto inglés, una derrota sería alejarse prematuramente de los octavos de final.

El Barcelona tampoco está para regalos. Es cierto que tiene un pequeño margen de error tras su victoria ante el PSV, pero un mal resultado en Wembley serviría para amplificar las dudas generadas por un equipo que apenas sumó dos puntos en los últimos tres partidos de la Liga.

Además, tiene por delante un octubre terrible, pues después del Tottenham lo esperan rivales tan difíciles como Valencia, Sevilla, Inter y Real Madrid. Todo un test para un Barcelona que perdió la fiabilidad de antaño y necesita recobrar cuanto antes las buenas sensaciones. En Wembley no podrá contar con el sancionado Umtiti, por lo que Lenglet acompañaría en el centro de la zaga a Piqué.

El Barcelona está de efeméride, pues en Londres alcanzará los 300 partidos en la máxima competición continental. Dado el manifiesto perfil conservador de Valverde, no se espera un equipo que difiera del conocido por todos, con un centro del campo formado por Busquets, Rakitic y Coutinho, más una delantera con Dembele, Messi y un Luis Suárez que lleva tres años sin marcar un gol fuera de casa en la Liga de Campeones.

Si se confirma este equipo, la incógnita es ver si por fin el Barcelona consigue gobernar un duelo con un conjunto tan descompensado, lleno de delanteros y ausente de centrocampistas creativos. Y eso es todo un riesgo ante el Tottenham, que disfruta con espacios abiertos y tampoco desdeña las posesiones largas.

"Nos jugamos mucho para la clasificación y somos conscientes de que tenemos que mejorar muchas cosas, pero con tranquilidad", manifestó el sábado Messi tras el empate ante el Athletic.

Tras un irregular inicio de temporada, el equipo de Mauricio Pochettino alcanzó la cuarta posición en la Premier con su última victoria 0-2 ante el Huddersfield Town. El Tottenham se entrenó ayer sin Vertonghen, Mousa Dembele, Eriksen, Dele Alli, Aurier y Vorm. Tanto Alli como Eriksen ya fueron bajas el fin de semana. Su gran apuesta será el acreditado goleador Harry Kane, toda una amenaza para una defensa como la del Barcelona, tan expuesta y frágil.

Wembley, el escenario donde el Barcelona ganó la Copa de Europa en 1992 y 2011, presentará un magnífico ambiente para un duelo que no sólo puede resultar vital para la suerte del grupo, sino que abriría una profunda herida en el perdedor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios