duatlón campeonato de europa 2018

Un bronce que sabe a oro

  • Emilio Martín logra la tercera plaza en un Europeo marcado por el dominio de los franceses Le Berre (primero) y Choquert (segundo)

Un bronce que sabe a oro Un bronce  que sabe a oro

Un bronce que sabe a oro

Prueba dura, exigente y sin tregua para Emilio Martín, que sumó en Ibiza un nuevo metal para su colección. El onubense cruzó en tercer lugar la línea de meta de Santa Eulària des Riu después de un pulso de casi dos horas con los franceses Le Berre y Choquert, sus grandes adversarios en la cita ibicenca. No pudo así revalidar el cetro continental logrado hace un año, pero el desarrollo de la prueba dio mucho mérito a un bronce que supo a oro por las dificultades a las que se tuvo que enfrentar el duatleta onubense.

La pareja francesa formada por Le Berre y Choquert la carrera prácticamente desde la salida. La prueba estuvo marcada por la estrategia gala. Le Berre y Choquert se lanzaron desde la salida a por el triunfo con un control claro de la competición. No dieron alternativa en una demostración de poderío colectivo para romper muy pronto el grupo, abrir las primeras diferencias y gestionar con suficiencia el resto.

La carrera se rompió en el primer sector a pie y Emilio Martín no encontró ayuda en bici

En el primer sector a pie ya marcaron el ritmo de un grupo de favoritos en el que siempre estuvo Emilio Martín. En este primer 10.000 ya quedaron claros los papeles que tendría que jugar unos y otros en la carrera. El onubense estuvo con ellos hasta que en la tercera vuelta al circuito un acelerón galo rompió definitivamente la competición. El trazado de la carrera, con diferentes superficies y prácticamente sin rectas pese a ser bastante llano resultó incómodo a los duatletas. Al final del primer sector cedía 27 segundos con ellos. Se montó en la bici en cuarto lugar por detrás de Moussa Karich.

Con el poderío del onubense a los pedales cabría esperar que hubiese dado cazo a sus rivales. Así habría sido con un pocos más colaboración. No la hubo, lo que condenó a Martín a ver como los franceses tirando a bloque y bien conjuntados iban abriendo distancias.

En bici la dupla francesa impuso un ritmo muy fuerte mientras por detrás se formó un grupo de una decena de corredores entre los que Emilio Martín encontró poca colaboración para dar caza. La nutrida presencia de belgas no significó organización alguna. Todos quisieron hacer la guerra por su cuenta. El onubense comprendió que en solitario tendría pocas opciones, por lo que prefirió quedarse en el grupo que no fue capaz de ordenar. Sus compañeros no quisieron arriesgar a desgastarse en una persecución de la que el gran beneficiado sería el propio Martín.

En el sector de bici quedó sentenciado el Europeo. Mientras por detrás nadie parecía dispuesto a quemarse, los galos abrieron una ventaja cada mayor y determinante. La experiencia de Emilio Martín fue determinante. Comprendió que los dos primeros puestos del podio se esfumaban, por lo que decidió amarrar el bronce con una segunda mitad de la carrera muy calculada e inteligente, en la que no dio opciones al resto.

Al finalizar el sector de bicicleta la renta de los galos se había disparado hasta los 1:41 sobre sus perseguidores. Ya no quedaban opciones para la plata ni para el oro. Era el momento de dar un zarpazo para colgarse el bronce.

El último tramo a pie permitió a Emilio Martín recortar distancias con respecto a la cabeza de carrera, donde los galos ya comenzaron a mirar cada uno por sus propias opciones, y dejar atrás al resto de competidores, lo que le garantizarse asegurarse una meritoria medalla de bronce. Casi en la recta final un último acelerón de Yohan Le Berre le dio los metros necesarios para cruzar unos segundos por delante de Benjamin Choquert. Emilio Martín alzó los brazos satisfecho al cruzar la meta consciente del enorme valor de su metal en una durísima prueba.

Emilio Martín, durante el sector de carrera a pie de la prueba de ayer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios