ciclismo vuelta a españa

La Vuelta y el Movistar buscan líder

  • La crono de hoy no debe marcar grandes diferencias en la cabeza

Alejandro Valverde limpia una de sus zapatillas en la jornada de descanso. Alejandro Valverde limpia una de sus zapatillas en la jornada de descanso.

Alejandro Valverde limpia una de sus zapatillas en la jornada de descanso. / manuel bruque / efe

Un reloj y tres finales en alto decidirán la suerte final de la Vuelta a España, que entra en la última y decisiva semana con los cuatro primeros en un pañuelo de 49 segundos: al frente el británico Simon Yates (Michelton) y tres hombres al acecho con el dúo del Movistar que conforman Alejandro Valverde y Nairo Quintana y el colombiano del Astana Miguel Ángel López.

Hasta Lagos de Covadonga la carrera hizo una criba importante de favoritos, pero los puestos del podio dependerán de la crono de hoy entre Santillana del Mar y Torrelavega, de 32 kilómetros. Las dudas que no despejó la montaña las tendrá que aclarar el esfuerzo individual que terminará en el pueblo del triple campeón mundial Óscar Freire. A la cita llega de líder Yates con 26 segundos de adelanto sobre Valverde, 33 respecto a Quintana y 43 por delante del líder del Astana.

La jornada de descanso sirvió para analizar la fortaleza del líder, las dudas de Movistar sobre la jefatura de filas. Valverde demostró estar a mayor nivel que Quintana y es una opción tan válida como la del colombiano. Es el favorito para la contrarreloj, pero no quiere asumir demasiado protagonismo y prefiere dejar "para la prensa el debate del liderazgo en Movistar". "El equipo quiere ganar la Vuelta. Se hace un drama con quien es el líder y para nosotros la carrera va fenomenal", manifestó Valverde en su hotel de Suances. Quintana, señalado como conservador y de aprovecharse en exceso del trabajo de su compañero, afirmó que no le duelen las críticas, "sino las piernas".

El cuarto en discordia, Miguel Ángel López, fue el más activo en las rampas de los Lagos y pretende mejorar la tercera plaza de 2017. Una baza a tener en cuenta reforzado por un Astana que se mostró poderoso en la citada etapa asturiana.

La Vuelta entra igualada a la hora de la verdad. La contrarreloj individual de 32,7 kilómetros entre Santillana del Mar y Torrelavega hará diferencias, aunque tampoco se espera una escabechina entre los gallos, pues todos ellos son escaladores y de condiciones similares. Mañana se vivirá la fiesta del ciclismo en el País Vasco con un recorrido que empezará en Guecho y finalizará en la inédita cima del Monte Oiz, por el Balcón de Vizcaya, con cinco kilómetros finales por encima del 10% y superando por momentos el 19%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios