Rugby | Primera División Andaluza

Última oportunidad del año para el Bifesa Tartessos de redimirse ante el Cruxe jerezano

  • Los onubenses reciben este domingo en el Estadio Emilio Martín de Huelva (12:00) al Cruxe

  • El conjunto de Carmen Gracia tienen la posibilidad de avanzar el farolillo rojo para acabar el año

Imagen del duelo entre el Bifesa Tartessos y el CR Badajoz Imagen del duelo entre el Bifesa Tartessos y el CR Badajoz

Imagen del duelo entre el Bifesa Tartessos y el CR Badajoz / A. Ramos (Huelva)

Última oportunidad para que el 2019 no finalice con tono gris en la casa del Bifesa Tartessos. Con ese objetivo afrontará el club de rugby onubense su encuentro este domingo en casa y que pondrá el broche a un año con sabor agridulce tras concluir la pasada temporada con un ascenso en verano; que sin embargo, está pesando en la actual edición con un equipo que no acaba de despegar en la clasificación.

Los linces no han logrado aún sumar ninguna victoria en los cinco encuentros que han disputado por el momento y con la salvedad del partido que aún tienen aplazado frente al Universidad de Granada; por ello las esperanzas de resurgir no se difuminan ya que sobre el césped el equipo albiazul está demostrando mucho más de lo que dice su casillero.

Es por ello que tras dos jornadas de descanso y con la baja asegurada de Pablo García, David y Alberto Pérez-Ventana, Carmen Gracia, entrenadora del Bifesa Tartessos, ha preparado el encuentro concienzudamente para que en esta ocasión no se escape la victoria.

El rival será un viejo conocido que también anda en horas bajas y que llegará a Huelva a intentar marcar distancias con el equipo onubense en la clasificación ya que el Cruxe de Jerez ocupa el penúltimo puesto de la clasificación sólo un punto por encima de los linces.

Los números benefician al cuadro albiazul cuya diferencia de tantos en la liga es inferior que la de los guarismos jerezanos si bien los visitantes son perro viejo y ya demostraron la pasada temporada la intensidad que marca en los encuentros manteniendo un ritmo alto y una presión elevada durante los 80 minutos de juego.

Si los linces consiguen la victoria no sólo abandonarán el farolillo rojo de la Primera División Andaluza, sino que lograrán despedir el año con otras miras y con la mente puesta en poder reengancharse a un campeonato en el que han demostrado que saben competir; sin que por ahora hayan podido demostrar en la tabla que llegaron para quedarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios