Tenis de mesa

La continuidad del TM Hispanidad, en el aire

  • El club necesita ayudas para mantener su labor social y deportiva en un año difícil por el covid

Rosa Laura Molina, Rosa Maria Mata, Joanna Zilotin y Leopoldo Mata, directivos del club. Rosa Laura Molina, Rosa Maria Mata, Joanna Zilotin y Leopoldo Mata, directivos del club.

Rosa Laura Molina, Rosa Maria Mata, Joanna Zilotin y Leopoldo Mata, directivos del club. / H, Información

El tenis de mesa de Club Deportivo y Deporte Adaptado Hispanidad se encuentra en una delicada situación que pone en peligro su proyecto social y deportivo, ya que la crisis del coronavirus se está cebando especialmente con los clubes más modestos.

El tenis de mesa en la Hispanidad nació en 1995 con el objetivo de atender la demanda social de la barriada; en estos 25 años han sido más de 1.000 los jóvenes que han pasado por el club, en el que se formó Álvaro Robles, número 1 de España y uno de los destacados en el ranking mundial.

Otros éxitos han sido los dos campeonatos de España infantil, campeón de Andalucía femenino alevín, infantil, cadete y juvenil, así como la participación en la Liga Nacional de División de Honor, el bronce en el Nacional alevín en Cazorla o las medallas en los torneos Ibéricos que organiza la Junta.

El covid-19 ha supuesto un duro golpe para el club de la Hispanidad del que se va recuperando lentamente, según reconoce su ‘alma mater’, Leopoldo Mata. “Ya hemos retomado los entrenamientos porque esperamos que las ligas comiencen en breve; hemos tomado todas las precauciones para entrenar: limpieza de zapatos, manos, ventilación, termómetro para tomar la temperatura, limpiamos las mesas antes y después de casa sesión...”.

El club lleva a cabo una importante labor social con los jóvenes. El club lleva a cabo una importante labor social con los jóvenes.

El club lleva a cabo una importante labor social con los jóvenes. / H, Información

Paralelamente a la faceta deportiva, se lleva a cabo una labor social “que es incluso más importante; el objetivo principal es la integración, sobre todo de las personas con discapacidad y de las mujeres; nuestros equipos femeninos han estado en las mismas categorías que los masculinos, pero tuvimos que hacer recortes porque no se conseguían ayudas”.

La directiva del club es paritaria y la integran ocho personas; en la presidencia Leopoldo Mata; vicepresidente Carlos Rodríguez, secretaría Manuel Vázquez y tesorería Ana María Fernandéz, junto a los vocales Daniel Fernández, Joanna Zilotin, Rosa Laura Molina y Rosa María Mata.

Las ayudas de la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento y la Diputación, vitales para el club

“Llevamos tiempo intentando llegar a un acuerdo con los centros educativos del Distrito 5 y también con el Diocesano para impartir clases de tenis de mesa; a finales del año pasado creamos una escuela en el Colegio Hispanidad, el más cercano, dando clases una hora y media dos días a la semana; la experiencia estaba funcionando muy bien, pero se paró con el confinamiento y todavía no la hemos retomado por la situación que están pasando los centros educativos. La idea es que el tenis de mesa sea un anexo de la asignatura de Educación Física; es un deporte olímpico que puede aportar muchos beneficios a los chavales. También teníamos un acuerdo con la Asociación de Personas con Síndrome de Asperger, pero con el confinamiento se paró”, añade Leopoldo Mata.

La labor que desarrolla con los jóvenes se podría perder si no llegan ayudas, bien privadas o bien institucionales. “El riesgo de desaparición está ahí, no sólo con nuestro club. Con el confinamiento se han perdido muchos patrocinadores y subvenciones, y los clubes modestos pasamos por muchos agobios; tenemos ayudas que son de agradecer, pero pequeñas para lo que necesitamos, aunque nos van a permitir que el riesgo de desaparición sea más lejano. Tenemos el respaldo de la Autoridad Portuaria, del Ayuntamiento con un convenio por 2.000 euros, la Diputación... es una ayuda vital para seguir subsistiendo; entiendo que todos los clubes modestos hacen una labor social impresionante y a todos habría que prestarle la misma atención; en nuestro caso, el tenis de mesa no es un deporte que exija grandes inversiones. Si tuviésemos ayudas más cuantiosas podíamos volver en un corto espacio de tiempo a la élite española”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios