Super Bowl | Patriots - Rams

La cuadratura del círculo

  • Los New England Patriots buscan su sexto entorchado frente al equipo con el que empezó su dinastía hace 17 años, Los Angeles Rams

El estadio de la final, el Mercedes Benz de Atlanta, se llenará esta noche por la Super Bowl El estadio de la final, el Mercedes Benz de Atlanta, se llenará esta noche por la Super Bowl

El estadio de la final, el Mercedes Benz de Atlanta, se llenará esta noche por la Super Bowl / Tannen Maury / Efe

Los Angeles contra Boston. La gran rivalidad del deporte estadounidense, las dos costas enfrentadas. Al grito de Beat L.A. nacido en las gradas del Garden con los Celtics implorando a los Sixers ganar a los Lakers en la final de la NBA en los no tan lejanos años 80. 

El duelo entre costas y el duelo que marcará el fin entre la vieja y la nueva NFL. De la extensión del régimen tiránico de los New England Patriots o el de la irrupción del ‘equipo total’, joven y que crece a las vera de las playas de Santa Mónica que son Los Angeles Rams. Viejo y nuevo orden para el mayor espectáculo deportivo del planeta tierra que en España se podrá ver a partir de la medianoche.

Pero además de todos los alicientes previos, esta Super Bowl viene a cerrar un círculo que empezó en 2002. No será la primera vez que Patriots y Rams se enfrenten en la gran final del fútbol americano. Hace 17 años los de Nueva Inglaterra se plantaron en aquel partido por sorpresa, sin favoritismos, y contra unos Carneros a los que apodaban The Greatest Show on Turf (el espectáculo más grande sobre la hierba). Todo dicho.

TOM BRADY #12 | Patriots | Quarterback | ¿Cómo querer ganar con la misma ilusión del primer día a los 41 años? La respuesta es Thomas Edward Patrick Brady Junior. Siempre le dan por acabado y ahí sigue, liderando a un equipo que es la peor pesadilla de la NFL y aspirando a su sexto anillo, algo que nadie ha logrado... Y amenaza con no retirarse TOM BRADY #12 | Patriots | Quarterback | ¿Cómo querer ganar con la misma ilusión del primer día a los 41 años? La respuesta es Thomas Edward Patrick Brady Junior. Siempre le dan por acabado y ahí sigue, liderando a un equipo que es la peor pesadilla de la NFL y aspirando a su sexto anillo, algo que nadie ha logrado... Y amenaza con no retirarse

TOM BRADY #12 | Patriots | Quarterback | ¿Cómo querer ganar con la misma ilusión del primer día a los 41 años? La respuesta es Thomas Edward Patrick Brady Junior. Siempre le dan por acabado y ahí sigue, liderando a un equipo que es la peor pesadilla de la NFL y aspirando a su sexto anillo, algo que nadie ha logrado... Y amenaza con no retirarse / Efe

Los Kurt Warner, Torry Holt y Marshall Faulk perdieron frente a unos Patriotas que lograban su primer anillo de los cinco que llevan desde entonces, y que en ese tiempo sólo ha dejado de figurar en los play offs en dos ocasiones. De aquel equipo sólo sobreviven dos hombres: Tom Brady y Bill Belichick. 17 años para volver al punto de partida.

Si el camino de los Pats después de aquella final inició una historia de éxitos y, a la vez de odios de todos sus rivales, la de los Rams es todo lo contrario. Sus salidas a play off se cuentan con los dedos de una mano, han tenido casi una decena de quarterbacks, y lo más importante: cambiaron de casa.

Hace dos temporadas que los Rams dejaron Saint Louis para volver a la que en el fondo había sido su casa desde 1946 a 1994, Los Angeles, la única gran ciudad de los Estados Unidos sin equipo y NFL. No se hacía justicia con los aficionados. Simplemente se buscaba un mercado en el que vender.

Con el cambio de ciudad comenzó en los Rams a apuntalarse el edificio del equipo que les ha llevado a esta Super Bowl. En el draft pudieron escoger pronto y no dudaron en escoger con el número 1 al prometedor quarterback Jared Goff. Tras un año a la sombra de Case Keenum y en la siempre dura transición a una ciudad nueva, con una afición a la que enganchar, al año siguiente se produjo el otro gran hito para la franquicia. Llegó al equipo Sean McVay, el niño prodigio del fútbol americano, para entrenarlos.

McVay tiene 33 años, es el entrenador más joven en alcanzar una Super Bowl, pero sus hitos de precocidad son anteriores. Lleva en una banda de un equipo NFL desde que en 2008, con 22, empezase como asistente de receptores en los Tampa Bay Buccaneers.

Todo el ataque lo maneja él, sabe lo que necesita el equipo en cada momento, y de memoria se conoce todas las jugadas que ha mandado realizar en su carrera. Una riqueza táctica que descompone a sus rivales y eleva los partidos a grandes anotaciones.

JARED GOFF #16 | Rams | Quarterback | Cuando Brady ganó su primera Super Bowl, Goff tenía sólo 7 años. Es la mayor diferencia de edad entre los mariscales de campo en la final. Este californiano representa al nuevo football frente a la vieja guardia. Le avala ser el número 1 del draft en 2016. Con McVay madura a pasos agigantados JARED GOFF #16 | Rams | Quarterback | Cuando Brady ganó su primera Super Bowl, Goff tenía sólo 7 años. Es la mayor diferencia de edad entre los mariscales de campo en la final. Este californiano representa al nuevo football frente a la vieja guardia. Le avala ser el número 1 del draft en 2016. Con McVay madura a pasos agigantados

JARED GOFF #16 | Rams | Quarterback | Cuando Brady ganó su primera Super Bowl, Goff tenía sólo 7 años. Es la mayor diferencia de edad entre los mariscales de campo en la final. Este californiano representa al nuevo football frente a la vieja guardia. Le avala ser el número 1 del draft en 2016. Con McVay madura a pasos agigantados / Efe

A su lado cuenta con un hombre bonachón, pelo blanco de 71 años, Wade Phillips, que en su haber figura como el último humano que dejó a los Patriots sin acudir a una Super Bowl gracias a la defensa que montó en los Denver Broncos de 2015.

La defensa de los Rams será la clave del partido. Si Phillips es capaz de meterle presión a Brady, tocarle e incomodarle, al genio de California se le hará el partido cuesta arriba. Odia que le toquen. Y los angelinos tienen a esa defensa lista para ir a por él.

Porque tienen al mejor defensa del campeonato, Aaron Donald, una mole veloz y agresiva, al que se le unen Michael Brockers, el polémico Ndamukong Suh y los elegantes y a la vez contundentes Marcus Peters y Aqib Talib.

El duelo defensivo contra la línea ofensiva de los Patriots será de aúpa. Si los protectores de Brady (David Andrews, Joe Thuney e incluso Rob Gronkowski) le dan al Señor de los Anillos tiempo para lanzar y escoger (el propio Gronk, el salvador Julian Edelman, Chris Hogan, o los corredores que se han destapado como James Develin, el rookie Sony Michel y el decisivo Rex Burkhead), los Rams tendrán que ir al tiroteo, y eso ante New England es un suicidio…

O no, porque McVay también tiene argumentos ofensivos para discutir cualquier situación de partido. Nunca se sabe qué va a mandar hacer. Han hecho de las RPO su modo de vida y de los movimientos pre-snap su Biblia.

Así, las defensas no saben si cerrar las carreras de CJ Anderson o del portento natural Todd Gurley, cuyo estado físico puede marcar la final (está lesionado pero todo apunta a que forzará); o si abrirse y vigilar a receptores tan peligrosos como Brandin Cooks, Robert Woods y Josh Reynolds, y los hombres para todo Gerald Everett y Tyler Higbee. Por si fuera poco, también cuentan los Rams con el mejor pateador de la Liga: Greg Zuerlein. Mucho trabajo para una defensiva de los Pats con hombre como Trey Flowers, Devin McCourty, Nate Ebner y Kyle van Noy.

Muchos apuntan que si esta noche gana Brady, con 41 años dirá adiós, pero él ya se ha encargado de decir que no lo hará. Volvemos a la premisa del principio: seguir con la dinastía o dar paso los que pueden ser los tiranos del futuro. Gócenla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios