Deportes

El Madrid, retrato de la infalibilidad

  • Sin un juego brillante, el equipo de Zidane acumula 31 partidos sin perder, desde el pasado 6 de abril

  • El choque ante el Barça será una prueba de fuego del gen ganador madridista

El Madrid, retrato de la infalibilidad El Madrid, retrato de la infalibilidad

El Madrid, retrato de la infalibilidad

El Real Madrid edificó a su alrededor un aura de equipo indestructible que lo llevó a acumular una racha de 31 partidos sin perder, suficiente para llegar al clásico del sábado ante el Barcelona con seis puntos de ventaja y con su autoestima por las nubes.

El equipo blanco no cae derrotado desde el 6 de abril, cuando cedió por 2-0 ante el Wolfsburgo en una eliminatoria de Liga de Campeones que acabó dando la vuelta. Desde entonces, y a pesar de las fuertes críticas a su juego, se mantiene invicto. ¿Por qué es tan difícil vencer al conjunto blanco?

Zinedine Zidane llegó al Madrid en enero para sustituir a Rafa Benítez y lo cierto es que pocos entrenadores han conseguido tanto en tan poco tiempo. No sólo ganó la Liga de Campeones, sino que instaló la serenidad en una casa tendente al histerismo.

Zidane solventa cada situación espinosa en una sala de prensa con una sonrisa y una serenidad poco común en el mundo del fútbol. Además, ganó el respeto de todo el plantel.

"Tengo una relación fantástica con Zidane. Yo era un fan de él como jugador y soy más fan de él como un entrenador. Es una muy buena persona y un gran tipo", aseguró recientemente Cristiano Ronaldo a France Football. Logró implicar a las estrellas para fabricar un equipo.

El conjunto de Zidane alimentó la racha con un buen número de victorias imposibles. Un ejemplo es lo que ocurrió en la Supercopa de Europa, donde dobló la apuesta al ganar al Sevilla 3-2 después de anotar dos goles en el descuento: uno se Sergio Ramos en el descuento y otro de Dani Carvajal en la prórroga.

"El Real Madrid siempre cree que puede remontar, aunque esté a 10 puntos. Lo envidio, nosotros no somos así", dijo una vez Josep Guardiola cuando entrenaba al Barcelona. "Siempre creemos que podemos marcar, aunque sea en el último minuto", insiste Zidane.

El Real Madrid exhibió lo que ahora se conoce como "profundidad de armario" para hacer frente a su amplísima lista de lesionados. Por ejemplo, goleó hace poco más de una semana al Atlético en el Vicente Calderón (0-3) con las ausencias de titulares como Serio Ramos, Pepe, Casemiro, Kroos o Benzema.

Antes también visitaron la enfermería Keylor Navas, Cristiano, Modric o Marcelo y ahora Bale afronta una larga lesión. Pero el bloque no parece resentirse.

Durante este tiempo Zidane encontró la excelente respuesta de jugadores como Kiko Casilla, Nacho Fernández, Kovacic, Lucas Vázquez, Asensio o Isco. El único jugador que parece seguir bajo sospecha es James Rodríguez.

Curiosamente, durante el tiempo que lleva Zidane en el banquillo el mejor Madrid se vio en las grandes citas. Por ejemplo, en el triunfo 1-2 del 2 de abril en el Camp Nou cuando jugaba con diez. O en la final de la Liga de Campeones. O, más recientemente, en el campo del Atlético, donde no ganaba desde 2013. Acusado por los críticos de ser un simple "alineador" o "gestor de vestuarios", Zidane suele ofrecer sorpresas tácticas interesantes cuanto más fuerte es el rival. "El Madrid siempre cree que puede remontar, aunque esté a 10 puntos.

Dicen que Zidane tiene "flor", una forma de hablar de su fortuna, que encontró su punto álgido en la final de la Liga de Campeones resuelta ante el Atlético en la tanda de penaltis.

El sábado el Madrid ganaba 2-1 a un Sporting que estaba siendo mejor cuando a los 78 minutos los blancos sufrieron un penalti en contra. Duje Cop se midió las pulsaciones en la carótida antes de lanzar y mandó el balón alto. Donde unos hablan de gusto por los goles en los últimos minutos, los críticos argumenta que hay mucho de suerte. El azar, no obstante, es un factor más en el deporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios