Deportes

Igualada para ser segundo

  • El Sevilla, serio atrás y romo arriba

Comentarios 0

La Real Sociedad sigue negada en Anoeta, donde no ha ganado esta temporada, y volvió a pinchar ante un Sevilla que perdió una gran oportunidad de seguir la estela del Barcelona y que se llevó un punto corto para sus aspiraciones, aunque terminó la jornada dominical segundo, en espera del Espanyol-Athletic.

La Real apostó por su alineación más ofensiva de toda la temporada, con el debut en Anoeta del ansiado Januzaj, el mejor blanquiazul en el primer tiempo, ante un Sevilla respondón que buscaba siempre el campo contrario, por lo que el partido fue un ida y vuelta en el que faltó profundidad.

Un disparo de Juanmi, enchufado tras marcar en la Copa ante el Celta, una petición de penalti sobre Elustondo que no pareció en absoluto y un gol anulado por centímetros al sevillista Muriel por fuera de juego, fueron los momentos de mayor emoción en la primera hora de juego. Se vino arriba el equipo andaluz en el tramo final de la primera parte, en el que disfrutó de su mejor ocasión de gol con un disparo potente desde fuera del área de Banega, con gran intervención de un Moya que dejó el balón franco para el remate sin oposición de Quincy, pero éste, en fuera de juego, inhabilitó la oportunidad.

La Real salió más atrevida en la segunda parte, apremiada por un resultado que sería decepcionante para una afición que no ve ganar a su equipo en San Sebastián esta temporada.

El Sevilla echaba falta a Ben Yedder, descartado por molestias horas antes del choque, y Andre Silva, que ni siquiera viajó a San Sebastián, y sus llegadas al área vasca se perdían en el remate, como le ocurrió a Muriel en un claro cabezazo a servicio de Jesús Navas.

El conjunto de Pablo Machín buscaba ya descaradamente la victoria ante la cesión de terreno de los blanquiazules, que buscaban la contra para tomar precisamente de esa medicina de manos de un Sevilla que la volvió a rondar el gol por medio de Jesús Navas en el minuto 55.

El encuentro seguía abierto cuando entraron Zurutuza y Escudero, uno por bando, para buscar ese último pase que se les resistía a ambos equipos, pero el panorama no cambió y los porteros siguieron tranquilos incluso cuando ingresó Sandro, con pasado en el Sevilla, que no mejoró la ofensiva local.

Los últimos minutos vivieron un correcalles intenso con los dos equipos en busca de la victoria, pero la pólvora en ataque la tenían mojada tanto los donostiarras como los sevillanos, que tendrían una ocasión de gol muy clara en un remate de Roque Mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios