Recreativo-Lorca

Los cimientos para la reconstrucción (0-0)

  • Un sólido Decano anula al potente Lorca y logra un empate muy trabajado

  • Tuvo las mejores ocasiones del partido gracias a los chispazos de Miguelito en ataque y vio como el colegiado le anulaba dos goles

Foto: Alberto Domínguez Foto: Alberto Domínguez

Foto: Alberto Domínguez

Viento, lluvia, frío... Y fe, porque de eso andan sobrados los valientes que desafían a lo que se ponga por delante para sostener la llama de su Recre. El de ayer fue un encuentro de valentía, de retar a todos los elementos contrarios para encararlo con más corazón que verdadera razón. Un Decano en depresión ante un Lorca henchido no era el mejor de los pronósticos, pero el Colombino equilibra y ayer volvió a hacerlo. Acobarda a los rivales y alienta a los albiazules. Fue un empate trabajado, de los que llenan y satisfacen por poco que pueda parecer el punto cuando se está abajo en la clasificación. Pudo ser mejor, aunque a no pocos la visita del Lorca a Huelva le generaba más desasosiego que ilusión. Saldó un envite complicado el Recre en otra de esas semanas de desconcierto deportivo. Dio síntomas de solidez recuperada y de una consistencia necesaria sobre la que cimentar la reconstrucción albiazul.
Con bajas sensibles, ausencias notables, un técnico en la grada por quinta jornada consecutiva y en unas condiciones en las que dejarse llevar por la ola negativa podía ser lo más humano, le tocó apretar y lo hizo. Se remangó para fajarse con su oponente y además dispuso de las mejores oportunidades del partido. Fue un equipo muy sólido en defensa y en ataque se encomendó a los chispazos de Miguelito. Un poco de acierto en los metros finales habría sido suficiente para dar sentido a una fórmula aconsejable. A día de hoy parece la vía más sensata para capear el temporal a la espera de tiempos mejores.
El empate no calma la angustia que da ver al Recre en puestos de descenso. Preocupa que tras 15 jornadas del campeonato siga ahí. Luego la realidad se impone y al final ningún punto sobra.
El choque fue equilibrado en líneas generales. Con el doble pivote el Decano resulta más sólido. Le cuesta más en ataque, pero en los tres últimos compromisos sólo encajó un tanto. Es una buena señal para iniciar la reconstrucción. El Lorca no se descubrió prácticamente en ningún momento. Los murcianos no querían asumir riesgos, pensaron que el paso de los minutos obligaría a su rival a hacerlo y el respeto de los contendientes marcó mucho el choque. Estuvo muy lejos de lo que esperaba el Nuevo Colombino del oponente.
La primera oportunidad clara del duelo la tuvo Iván Aguilar. El delantero albiazul vio como el colegiado anulaba un gol por una inexistente falta previa al cuarto de hora. No fue más que un aviso, pero claro para el Lorca, que entendió que el Decano le podía amargar la mañana a poco que se distrajese. Comprendió Algar que no era un día para andarse con alegrías. Los lorquinos se lo pensaron mucho en adelante. El respeto es fundamental en el fútbol. Cuando uno sabe que delante tiene a un endeble oponente o que su rival es frágil, le aprieta a sabiendas de las grietas que va a alimentar. Cuando encaja un golpe se lo piensa antes de descubrir su guardia.
En defensa realmente sufrió poco el Decano. Arturo firmó su segundo partido en Huelva con la puerta a cero de forma consecutiva. Ya acumula cuatro en total y en tres de ellos no encajó. Su único gol fue en el Romano de Mérida. Estuvo tan tranquilo como la paloma que lo acompañó. Si algo definió el poco peligro que generó el Lorca fue el ave que posada en el larguero del moguereño presenció media hora del choque.
Aunque el Lorca quiso romper el equilibrio tras el descanso apenas tuvo un tímido control del choque. En cambio, cuando pasó la hora de partido y la pesadez del campo hizo mella, los repliegues se ralentizaron y emergió Miguelito en el correcalles consiguiente. Fueron los mejores minutos albiazules. A los chispazos del onubense no supieron dar respuesta los atacantes. Rubén Mesa entró en este tramo y tuvo en sus botas el gol. Porque no habría más que uno. El choque era claro. Si el Decano marcaba se llevaba el partido. Su rival no pareció con energías para ello.
En el minuto 73 se cantó el tanto que se le escapó a Rubén Mesa por milímetros. Lo hizo todo Miguelito hasta que Núñez la cedió al nueve. Poco después con los mismos protagonistas terminó en un golazo de Rubén Mesa que el colegiado no dio por válido. El segundo que anuló en la mañana. Cada cual más dudoso.
FICHA TÉCNICA:
Recreativo: Arturo, Iván Robles, Javi Cantero, Rafa de Vicente, Ubay, Bonaque, Núñez, Miguelito, Iván Aguilar, Jesús Vázquez y Fran Machado. 
Lorca: Dorronsoro, Pina, Pomares, Molo, Antonio López, Bustos, Javi López, Poley, Chumbi, Noguera y Urko Arroyo.
Árbitro: García Gómez. Mostró amarilla al visitante Pina (35').
Incidencias: Encuentro disputado en el Nuevo Colombino ante unos 3.500 espectadores. Mucha lluvia.
Antonio Carrasco (Huelva).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios