Barcelona - Real Madrid | Semifinales de Copa del Rey

La Copa mide los niveles

  • El Barcelona, ganador de los últimos cuatro títulos coperos, quiere consolidar su racha en este torneo ante un Real Madrid claramente al alza con Solari

Messi, con gesto serio, estira en el entrenamiento barcelonista con Dembele de espaldas. Messi, con gesto serio, estira en el entrenamiento barcelonista con Dembele de espaldas.

Messi, con gesto serio, estira en el entrenamiento barcelonista con Dembele de espaldas. / EFE

Comentarios 0

El Barcelona inicia la búsqueda de su sexta final de Copa del Rey consecutiva acogiendo en el Camp Nou el segundo clásico de la temporada, primer acto de las semifinales coperas, ante un Real Madrid que mide su reacción frente a su eterno rival.

La Copa del Rey depara el segundo clásico del curso del fútbol español. El primero, en la Liga, fulminó la corta etapa de Julen Lopetegui en el banquillo del Real Madrid. Un 5-1 demoledor, sin Messi, fue la puntilla a un equipo sin rumbo. Ahora, recuperado en su autoestima y el físico de la mano de Santiago Solari, el Madrid encara un gran reto.

Messi es el centro de todas las miradas. El argentino hizo el lunes trabajo de fisioterapia al sufrir una contractura en el aductor de su muslo derecho en el último compromiso liguero ante el Valencia. Mientras, Dembele ultima su puesta a punto tras el esguince en el tobillo izquierdo que padeció hace quince días contra el Leganés y el proceso gripal que ha pasado. El argentino entró en la convocatoria, no así el francés.

El último entrenamiento marcó la decisión de Ernesto Valverde para diseñar esa lista de convocados en la que no entró Jasper Cillessen, el portero del Barça en la Copa, que se perderá la eliminatoria y seis semanas de competición por una rotura en el sóleo de la pierna derecha. Su puesto en el once lo ocupará Ter Stegen, titularísimo en el resto de las competiciones.

La baja de Cillessen se une a las de larga duración y ya conocidas del defensa Samuel Umtiti y el centrocampista Rafinha Alcántara. Pendientes de Messi, Valverde deberá elegir entre arriesgar con el astro de Rosario o reservarlo pensando en el duro calendario que le espera a su equipo de aquí a final de temporada y que, tras el clásico, le llevará a medirse al Athletic Club en LaLiga en el siempre difícil San Mamés.

Si finalmente el 10 azulgrana no es de la partida, quien no ocupara su puesto es Dembele tras su descarte en la convocatoria definitiva. Otra opción para Valverde sería la de modificar el esquema y apostar por un 4-4-2 con Coutinho y Luis Suárez, que siempre rinde a un gran nivel ante el Real Madrid (le ha metido 9 goles en 11 partidos), en punta. Aunque, conociendo a Messi, difícilmente renunciará a participar en un encuentro ante el eterno rival y con una final en juego.

El resto será el equipo de gala, al que el preparador extremeño ha podido reservar, en parte, en el último encuentro ante el Valencia, ya que Lenglet y Sergio Busquets, éste ultimo al estar sancionado, no jugaron, y

Arthur y Jordi Alba empezaron en el banquillo. Para el Real Madrid el clásico del Camp Nou es el escenario perfecto para confirmar su resurrección. Llega en su mejor momento de la temporada, encadenando cinco victorias consecutivas, con Santiago Solari recuperando a todos sus jugadores y tan sólo Vallejo en la enfermería, exhibiendo buen fútbol para despejar las dudas y corregir aspectos futbolísticos que lo lastraban, como la falta de gol.

En un febrero decisivo, en el que definirá ante el Barcelona su futuro en la Copa del Rey, inmediatamente su papel en LaLiga en la visita al Wanda Metropolitano más el regreso a su competición predilecta, la Liga de Campeones, la plantilla de Solari encara los retos con ambición. Amparada en la figura del joven Vinicius, siempre listo para tirar del equipo en ataque y desequilibrar, con Benzema explotando su cara más goleadora, con seis tantos en cuatro partidos consecutivos anotando, y a la espera del regreso de la mejor versión de Bale.

La presencia del galés es la única duda por despejar en el dibujo de Solari. La BBV que se estrenó de inicio ante el Alavés no engrasó bien y Lucas Vázquez parece intocable en el Camp Nou, por el trabajo defensivo que aportará ante Jordi Alba y tras haber descansado en el último encuentro. Cambiará la cara de su equipo titular Solari, que expresó públicamente el sentimiento del club por un calendario que considera injusto con un día menos de descanso que su rival en la ida y en la vuelta, introduciendo hasta seis novedades en el equipo titular.

Regresa Keylor Navas a la portería en su competición y tras cumplir sanción lo hace Varane a una defensa que presenta tres novedades con la vuelta de Carvajal y Marcelo. Kroos y Lucas cierran el círculo de caras nuevas en un once que no debe acusar el cansancio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios