Bádminton

Carolina Marín no le pone la guinda al Abierto de Dinamarca y se queda sin el título

  • La onubense pierde la final ante la japonesa Nozomi Okuhara por 19-21 y 17-21

Carolina Marín ha disputado en Dinamarca el último gran torneo del año. Carolina Marín ha disputado en Dinamarca el último gran torneo del año.

Carolina Marín ha disputado en Dinamarca el último gran torneo del año. / Claus Fisker / Efe

Carolina Marín perdió la final del Abierto de Dinamarca de bádminton (de categoría Súper 750) ante la japonesa Nozomi Okuhara al ceder por 19-21 y 17-21. Era la vuelta a la competición de la española después de siete meses y pese a que ha cuajado un gran torneo, no ha podido ponerle la guinda.

Carolina comienza sólida, asume el protagonismo y lleva la iniciativa para lo bueno y para lo malo (2-0/3-3); los errores le llevan a ir por detrás en el marcador (5-6), llegándose al descanso con ventaja para Okuhara, cuyo juego defensivo le va ganando la partida al ofensivo de Carolina (8-11). La reacción de la vigente campeona olímpica le permite empatar por la vía rápida (11-11). El encuentro se mantiene igualado hasta que dos errores no forzados de la onubense colocan el 13-15 en el marcador. Al tramo final se llega con las espadas en todo lo alto (18-18), y en los puntos claves la japonesa no comete errores para llevarse la primera manga por 19-21.

El segundo set se inicia con la misma igualdad que caracterizó el primero (3-3). Carolina Marín suelta el brazo, pero Nozomi responde a todos los ataques y acaba provocando el fallo de la onubense (3-6), que no encuentra la fórmula para derribar el 'muro' que tiene enfrente (5-8), hasta que tira de repertorio y calidad para restablecer las tablas (9-9) y llegar al intermedio con 10-11.

La onubense se acerca a su rival, pero no termina de igualarla (12-13). La situación se complica con el 12-15; Carolina acusa el cansancio tras varios intercambios muy largos y los errores le alejan del título (14-18). No hay margen de error, pero de nuevo envía el volante varias veces a la red y Okuhara acaba llevándose el set, el partido y el título por 17-21.

La onubense buscaba su primer título de este 2020 (el último lo conquistó a mitad de diciembre del pasado año en Italia) en un sitio que le trae muy buenos recuerdos, ya que hace años disputó la Liga danesa y en Dinamarca conquistó su primer Campeonato del Mundo en 2014 (de los tres que tiene) y su tercer Europeo en 2017 (de los cuatro con los que cuenta en su palmarés).

El duelo se presentaba muy igualado pues medían sus fuerzas la cabeza de serie número 2 del torneo (Okuhara) y la número 3 (Carolina); el encuentro es uno de los clásicos del Circuito Mundial, ya que se habían enfrentado en 16 ocasiones, con 9 triunfos para la española y 7 para la asiática. El primero tuvo lugar en 2014 y el último, en enero de este año en el Masters de Indonesia, con triunfo de la onubense por 21-13 y 21-15.

Carolina volverá a competir a finales de mes en Alemania en un torneo menor (un Súper 100) y probablemente no lo hará más en lo que resta de año, ya que la gran mayoría de los torneos previstos han sido cancelados o aplazados. Sus miras estarán en un 2021 que arrancará con fuerza (en teoría volverá el Circuito Mundial con un calendario apretado) y que tiene dos grandes citas en el calendario: Los Juegos Olímpicos de Tokio en verano, y el Mundial de Huelva a final de año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios