Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Mundial de Qatar 2022

Los nombres propios del Japón-España

Morata remata de cabeza el gol de España.

Morata remata de cabeza el gol de España. / Neil Hall | Efe

España ya está en los octavos de final a pesar de tener metido aún el miedo en el cuerpo después de una segunda parte ante Japón en la que llegó a sentir pánico. A la selección y también a Luis Enrique le temblaron las piernas y fueron incapaces de buscar soluciones tras la remontada del rival.

Morata | Una de las pocas buenas noticias, pero salió por el falso ‘9’

Morata celebra su gol. Morata celebra su gol.

Morata celebra su gol. / Alberto Estévez | Efe

En un día que se ennegreció con los dos goles de Japón en el arranque del segundo periodo, Morata, al menos, sí cumplió con su papel en el certamen que tal vez sea menos fijo para su entrenador. El único ariete de la selección marcó su tercer gol en tres partidos y eso es una noticia buenísima para la escuadra de Luis Enrique. El técnico, sin embargo, lo sacó del campo para volver al falso nueve.

Carvajal | Fue salir él y que todo el orden se resquebrajara

Carvajal recibe órdenes de Luis Enrique. Carvajal recibe órdenes de Luis Enrique.

Carvajal recibe órdenes de Luis Enrique. / Ali Haider | Efe

El lateral madridista ingresó en el segundo periodo, al parecer por un golpe que había sufrido Azpilicueta, y su partido fue más que preocupante. El lío del empate vino por su lado, aunque después intervinieran también Rodri, Unai Simón y Balde, pero en el segundo de los japoneses sencillamente se inhibió de cualquier tarea defensiva.

Busquets | Un líder debe saber remar en contra de la corriente

Busquets persigue a Asano. Busquets persigue a Asano.

Busquets persigue a Asano. / Neil Hall | Efe

No fue el único al que la situación lo superó, también le sucedió a sus compañeros de línea Gavi y Pedri, pero del veterano medio centro sí cabe esperar que tire de los galones cuando las cosas se ponen feas para ordenar al resto. Sin embargo, no supo remar en ningún momento contra la corriente para sacar al equipo de un buen apuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios