NBA

Marc Gasol, de la 'tanqueta' a luchar por otro anillo

  • El pívot español, bicampeón del mundo con la selección y con otro título en la NBA con los Raptors, llega al equipo que se hizo con sus derechos en el draft de 2007

  • Marc Gasol ficha por los Lakers

Marc Gasol bromea con LeBron antes de marcharse a los Raptors. Marc Gasol bromea con LeBron antes de marcharse a los Raptors.

Marc Gasol bromea con LeBron antes de marcharse a los Raptors. / Karen Pulfer / Efe

Marc Gasol, bicampeón del mundo con la selección española en 2006 y 2019, y campeón de la NBA en 2019 con Toronto Raptors, quiere escribir más páginas de oro en su brillante historial. Su transición de tanqueta a Big Marc y al Marc Gasol que ficha por los Lakers en busca del anillo, lo augura.

Cuando Marc apareció en la selección española era la tanqueta, fue el apodo que le dieron sus propios compañeros. Sus 216 centímetros y sus muchos kilos eran impresionantes pero limitaban mucho sus movimientos. Era una auténtica tanqueta, imparable cerca del aro pero lento.

El baloncesto no era lo más importante para él en aquellas fechas y aquel chicarrón no se privaba de dar buena cuenta de algunas hamburguesas más de vez que de en cuando.

Pero el título mundial de 2006 en Japón y la lógica evolución de la edad, Marc ya tenía 21 años, comenzaron a dejar entrever la mejor de las cualidades del jugador, su privilegiada cabeza.

Marc comenzó a cuidarse más, a amar el baloncesto a tiempo completo y a tallar el diamante de su juego.

Ahora trece años después de haber sido elegido por Los Angeles Lakers en el draft de 2007 (2ª ronda, puesto 48), ficha por los angelinos en busca de su segundo anillo.

Los Memphis Grizzlies se hicieron con los servicios de Marc, como parte de la operación que llevó a su hermano Pau a los Lakers, y allí debutó en octubre de 2008.

Desde entonces su progresión fue extraordinaria, Jugador de la semana en la NBA (2012), All-Star (2012), Mejor defensor del año 2013 y un largo etcétera, en el que sus intangibles fueron cobrando tanta o más importancia que sus puntos o rebotes.

Marc siempre fue un pívot atípico en el sentido de que con su estatura y envergadura debería haber sido un finalizador al uso, es decir, una máquina de hacer puntos y dominar los aros. Marc, además, no sólo supo salir de la zona y proveerse de un tiro de cinco metros letal, sino que traspasó la línea de tres puntos para demostrar su excepcional mano.

Pero tampoco se quedó ahí y su increíble visión de juego le han permitido ser un gran distribuidor desde el poste alto, además de ser un tapón en defensa con sus ayudas, su capacidad para tapar las líneas de pase y para hacer siempre lo que más necesita su equipo.

Todas estas cualidades, este peso específico en sus equipos, son las causas de su fichaje por los actuales campeones de la NBA.

Como agente libre que era, Marc podía elegir destino y ya había avisado de que quería un equipo con aspiraciones. Así es que Lakers y Marc han sellado su mutuo deseo por los próximos dos años.

Marc sigue siendo uno de los mejores defensores interiores de la NBA y aunque sus 35 años le han privado de la explosividad de movimientos, su cuidado físico y, sobre todo, su inteligencia le permiten seguir siendo alguien muy importante en la mejor liga del mundo.

Frank Vogel, su entrenador en LA, es un técnico de claro corte defensivo, sobre todo en lo que a cerrar las inmediaciones del aro se refiere. Por ahí comienza a encajar a la perfección su llegada al cuadro angelino.

Con LeBron James y Anthony Davis, si finalmente sigue en los Lakers, Marc encaja a la perfección y complementa la explosividad de ambos, con su defensa, anticipación, visión y generación de juego y también con sus tiros.

Marc todavía tiene mucho baloncesto que demostrar y quiere un segundo anillo de campeón. Los Lakers también quieren seguir dominando, así es que trece años después ambas partes se han encontrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios