Jaume Ripoll | Fundador de Filmin "Ya no hay excusa para no pagar por aquello que se ve"

  • El responsable de la plataforma española de contenidos digitales cree que la labor del prescriptor es fundamental ante la abundancia de la oferta

Jaume Ripoll, fundador y director editorial de Filmin. Jaume Ripoll, fundador y director editorial de Filmin.

Jaume Ripoll, fundador y director editorial de Filmin. / M. G.

Los suscriptores de Filmin se decantan sobre todo por el drama, los clásicos, la comedia o el documental. La película más visionada durante 2019 ha sido Climax, la tumultuosa y danzarina propuesta de Gaspar Noé, y la serie más demandada, la británica The Virtues. Annie Hall, la deliciosa obra de Woody Allen, se aupó además como el clásico preferido por sus espectadores. Trece años después, con más de 14.000 títulos en su catálogo y más de un 60% de producciones europeas, la plataforma española de contenidos digitales Filmin permanece, como señala su fundador y director editorial, Jaume Ripoll, conviviendo con los gigantes internacionales.

Ligado desde siempre al sector audiovisual, Ripoll comenzó gestionando unos videoclubs impulsados por su padre. Alma de Atlántida Fest, escogido como mejor certamen por el Ministerio de Cultura en 2015, tiene preferencia por las creaciones europeas y acepta con agrado que se refieran a sus propuestas como independientes, alternativas o de autor, aunque a él le gusta añadir la coletilla "variedad" y se muestra satisfecho con los primeros pasos de Filmin en Portugal y en México tras consolidarse en nuestro país.

–Una plataforma española e independiente de contenidos digitales, ¿cómo llega hasta aquí?

–El mérito de haber alcanzado estos 13 años de vida se debe a diferentes motivos. Uno, fundamental, es la confianza de los socios, que han apostado por esto, todos ellos procedentes del mundo del cine. Otro es la confianza de los proveedores, que durante muchos años nos han ofrecido contenido porque han creído que era interesante que existiese una plataforma independiente así. El tercero son los suscriptores, que han confiado en nosotros, nos han perdonado los errores, y han sido prescriptores también de la plataforma. Y en cuarto lugar destacaría el equipo humano extraordinario que tenemos, que nos permite innovar, ser pioneros y convivir en un entorno de grandes gigantes internacionales siendo nosotros los pequeños, dinámicos y diferentes.

–¿Qué ha supuesto la llegada de estos gigantes televisivos?

–La llegada de los gigantes ha permitido que el pagar por ver contenido no sea visto como algo malo. En cierto modo, ellos han contribuido a normalizarlo, nos hemos acostumbrado. Ahora bien, hemos llegado a un momento en el que hay muchos gigantes, y el sector en los próximos dos o tres años va a tener que normalizar esta abundante oferta, que en algún momento puede resultar confusa para el espectador. Sin embargo, y a pesar de todo esto, el mayor beneficiario de toda esta abundancia es el propio espectador, que por poco dinero al mes tiene una cantidad de contenidos como nunca hemos tenido en la historia.

–Su oferta y su mercado es diferente al de los gigantes. ¿Es posible la convivencia?

–El contenido de Filmin es muy diferente en parte, pero también es cierto que es fundamental convertirte en una de las primeras elecciones cuando el espectador se enfrenta a la pantalla, con el mando a distancia en la mano, en el sofá de su casa, y tiene que elegir una aplicación. ¿Qué lo lleva a elegir Filmin? Esta primera atracción, este motivo de llegar o de interés, siguen siendo los títulos y es un reto conseguirlos. Todos luchamos por unos contenidos de interés global. Es cierto que el cuerpo de Filmin es diferente, pero por esos elementos o títulos diferenciales nos peleamos todos.

Una parte del equipo de Filmin en las instalaciones de la empresa. Una parte del equipo de Filmin en las instalaciones de la empresa.

Una parte del equipo de Filmin en las instalaciones de la empresa. / Eric Monteagudo

–Recuerda mucho su plataforma a aquellos antiguos videoclubes en los que le preguntabas al encargado por una buena película de acción, de terror o por la comedia del momento.

–La labor del prescriptor es fundamental hoy en día, en un entorno y en un panorama de abundancia de contenidos, donde el espectador no sabe siempre cómo seleccionar dentro de esa abundancia. Porque es natural que no lo sepa hacer, ya que es la primera vez en la historia en la que se enfrenta a ello. Por tanto, cualquier plataforma debe ejercer como primer prescriptor, es imprescindible. Ahora bien, ser prescriptor no debe suponer limitar contenidos u ofrecer sólo aquello que el espectador espera, no. Por eso en Filmin apostamos por que el suscriptor también descubra los contenidos, y ese principio motor es básico.

–Las plataformas están ofreciendo muchos contenidos a un precio asequible, ¿considera que esta circunstancia está desempeñando un papel muy relevante contra la piratería?

–La gran mayoría de los espectadores, lo que podemos entender como el espectador medio, ya están acostumbrados a pagar por los contenidos y, por tanto, ya no los busca en otros espacios. Es cierto que aún sigue siendo mucha la gente que lo hace, pero por suerte cada día son menos, porque ya no hay ninguna excusa para no pagar por aquello que se ve.

–¿Le gusta que aludan a su plataforma como el Netflix de autor?

–A mí siempre me gusta que hablen de nosotros. No me parece nada malo que alguien diga algo de Filmin, siempre lo considero positivo, aunque sea desde la crítica. Tenemos en catálogo 32 largometrajes que han ganado el Oscar a la mejor película, no sé cuántas plataformas pueden decir que tienen algo así en su catálogo. Y no sólo tenemos clásicos de muchísima calidad, también apostamos por las nuevas propuestas, más alternativas e independientes, pero siempre desde la variedad.

–Hasta el momento, ¿cuáles han sido los grandes hitos, en cuanto a demanda de visionados, de su plataforma?

Carmina o revienta, de Paco León, cuando la estrenamos (2012), sin lugar a dudas. Este año que acaba, Climax, en película, y la serie de Los Durrell que ha sido un éxito brutal desde que se estrenó. La teoría sueca del amor, de Erik Gandini, es un título que yo no esperaba que tuviera éxito y fue nuestro documental más visto hace tres años, rompió todos los registros. El documental ocupa un lugar muy destacado en la plataforma, constituyendo un 17% del total. También cuidamos mucho todo lo relativo a la música. No hay ninguna plataforma en España que cuente con el catálogo de conciertos de música clásica que ahora mismo ofrecemos. En enero queremos anunciar nuevos lanzamientos y ampliar nuestra sección de clásicos del cine. Estamos muy confiados en una serie, nórdica, de los creadores de Borgen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios