cómics

Un tesoro inagotable

Una viñeta de 'Peanuts'. Una viñeta de 'Peanuts'.

Una viñeta de 'Peanuts'.

En la introducción del vigésimo cuarto volumen recopilatorio de Peanuts, publicado (como siempre) en nuestro idioma por Planeta Cómic, el director de Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts y del remake de Cazafantasmas, entre otras tantas cosas, Paul Feig, escribe: "La pluma y la habilidad de Charles Schulz para hacer que lo complicado parezca sencillo me ha acompañado a lo largo de mi carrera como director de comedias. Su humor nunca es forzado ni se aleja del pathos y la emotividad. Dibuja viñetas sin texto que nos permiten asimilar la reacción interna de un personaje a lo que le haya ocurrido. No se trata de un intento desesperado de hacer reír a los lectores o de imponerles chistes. Nos encontramos ante un maestro confiado y seguro de sí mismo que nos permite entrar en la condición humana en su forma más honesta, creíble y divertida".

Un maestro, sí, uno de los más grandes creadores que ha dado el cómic en toda su historia, capaz de mantener el listón altísimo año tras año, década tras década, como solo un puñado de artistas ha sido capaz de mantenerlo (pensando en esto, el nombre de Jaime Hernández me viene inmediatamente a la cabeza). Las tiras diarias y dominicales incluidas en el presente volumen llevan fechas de 1997 y 1998, y, leyéndolas, con su fuerza y su frescura, parece increíble que la serie llevara ya casi 50 años en cartel.

Dice también Feig, y es un sentimiento al que me adhiero sin reservas, más allá de las diferencias de tiempo y lugar: "Nunca podré agradecer lo suficiente a Charles Schulz todo lo que ha hecho por mí. Como niño que creció en el Medio Oeste en la época preinternet, hizo que no me sintiera tan raro y solo; como adulto que se maravilla y está influido por su ingenio y humanidad; como miembro de la raza humana que, sencillamente, aprecia su contribución a nuestra interminable búsqueda del sentido y propósito de nuestro tiempo en la Tierra (contribución que resiste la dura prueba del paso del tiempo); todos tenemos una enorme deuda de gratitud con Charles Schulz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios