cómics

El nombre de la rosa

  • 'Vincent, un santo en la época de los mosqueteros' (2016), de Jean Dufaux y Martin Jamar, trata sobre una investigación detectivesca llevada a cabo por el futuro San Vicente de Paúl

Detalle de una viñeta de la obra. Detalle de una viñeta de la obra.

Detalle de una viñeta de la obra.

En 1980, Umberto Eco publicó su novela histórica y de misterio El nombre de la rosa, ambientada en el turbulento ambiente religioso del siglo XIV. La novela narra la investigación que realizan fray Guillermo de Baskerville y su pupilo Adso de Melk alrededor de una misteriosa serie de crímenes que suceden en una abadía del norte de Italia.

En 1986 se adaptó al cine en una coproducción entre Italia, Francia y la entonces RFA, dirigida por Jean-Jacques Annaud y protagonizada por Sean Connery y Christian Slater, fraile y novicio respectivamente.

Como la realidad siempre supera a la ficción, a finales del siglo XVI nació en Francia un futuro eclesiástico con dotes detectivescas: Vicente de Paúl, que sería beatificado en 1729 y canonizado en 1737. Desde luego, un personaje fundamental en la historia de Francia y en la historia de la Iglesia Católica. Fue contemporáneo del rey Luis XIII El Justo, de Francia, del cardenal Richelieu de los famosos mosqueteros, y de muchos personajes históricos que aparecen en las páginas del cómic Vincent, un santo en la época de los mosqueteros.

San Vicente de Paúl (Landas de Gascuña, 1581-París, 1660) fue el tercero de seis hijos. Su padre se dedicaba a la labranza y de joven trabajó como pastor de ovejas. Estudió Teología en Toulouse en 1597 y fue ordenado sacerdote en 1600. Es conocido por sus obras en favor de los necesitados. Creó las Conferencias de la Caridad en 1617, la Congregación de Misioneros Paúles, Lazaristas o Vicentinos (1625), y, junto a Luisa de Marillac, las Hijas de la Caridad (1633). Fue Limosnero Real, abogando por mejoras en las condiciones vida de los campesinos.

Jean Dufaux y Martin Jamar son los autores del cómic Vincent, un santo en la época de los mosqueteros, cuya acción comienza en abril de 1643, último mes de vida de Luis XIII. El joven mendigo Jérôme, a quien Vincent hospeda, ha sido gravemente herido. El moribundo hace una revelación que perturba a Vincent, quien sale a la calle con la intención de descubrir quién lo ha matado y por qué. En Vincent, un santo en la época de los mosqueteros, vamos descubriendo un hombre tan cercano a los pobres como a los poderosos. Jean Dufaux escribe una historia apasionante, que evoca al Padre Brown, el sacerdote detective creado por Gilbert Keith Chesterton en 1910. Jamar muestra un estilo realista, diseñando un París del siglo XVII más creíble que nunca, y se atiene al canon clásico: una media de seis viñetas por página.

Jean Dufaux (Ninove, Bruselas, 1949) estudia entre 1969 y 1973 en el Institut des Arts de Diffusion de Bruselas. Allí, descubre cómo funciona la narración cinematográfica y aprende psicología, lo que le resultará de gran utilidad a la hora de escribir sus guiones. Tras trabajar como periodista en una revista de cine, en 1983 debuta como guionista de cómics en el semanario Tintín con varias historias cortas a cargo de diversos dibujantes. Allí, realiza también su primera serie larga, Brelan de Dames, ilustrada por Renaud.

A partir de ahí, publica en multitud de editoriales, entre ellas Dargaud, Novedi y Dupuis. Su bibliografía incluye decenas de álbumes y entre sus obras más conocidas publicadas en España destaca Lobo de lluvia, con Rubén Pellejero; Murena, con Philippe Delaby; Djinn, con Ana Miralles; La balada de las landas perdidas, con Grzegorz Rosinski, y Sortilegios, con José Luis Munuera, entre otros. Abarca una gran variedad de géneros -thriller, fantástico, histórico- y tiene un gran talento para el diálogo.

Martin Jamar (Lieja, 1959) descubrió muy pronto su vocación de ilustrador y dibujante y se adentró en el mundo de los cómics de manera autodidacta. En 1985, con guion de Dehousse, comenzó a dibujar François Jullien, el Refractor, serie histórica en cinco volúmenes. En 1990, hizo una adaptación de Ivanhoe para la revista Je Bouquine. En 1992, publicó en el semanario Hola Bédé, con guion de Charlier, el cómic La carta de fuego. Entonces comienza su colaboración con el guionista Jean Dufaux: Ladrones de imperios (1993), saga que valdrá para Martin Jamar el premio al mejor dibujante, otorgado por la Cámara Belga de Expertos en Cómic; Double Masque (2004) y Vincent, un saint au temps des mousquetaires (2016).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios