cómics

Libertad e individualidad

  • Afín a la política libertaria estadounidense, Bagge lleva al menos una década expresando sus afinidades en obras como 'Credo' o 'Fire!'

Extracto de 'Credo'. Extracto de 'Credo'.

Extracto de 'Credo'.

Mira que hace tiempo que Peter Bagge cambió el palo de sus historietas, pero cada vez que veo su nombre en la mesa de novedades, no sé, sigo pensando que me voy a echar unas risas con Buddy Bradley y compañía. Y bueno, La Cúpula ha reeditado Mundo idiota en unos estupendos integrales, así que los Bradley están siempre al alcance de la mano, porque la oferta actual de Bagge es harina de otro costal. Afín a la política libertaria estadounidense, Bagge lleva al menos una década expresando sus afinidades en obras como Todo el mundo es imbécil menos yo (y otras agudas observaciones) y las biografías La mujer rebelde, Fire! y Credo, de Margaret Sanger, Zora Neale Hurston y Rose Wilder Lane, respectivamente. Sanger (1879-1966) fue una educadora, enfermera, madre y protofeminista que nació a finales del siglo XIX y abogó por el control de la natalidad; Hurston (1891-1960), una escritora folclorista afroamericana que desarrolló una obra valiente en la primera mitad del siglo XX, luchando contra los prejuicios y el racismo beligerante; y Lane (1886-1968) es la coautora de los libros de La casa de la pradera, fundadora del movimiento libertario, feminista y defensora de los derechos de las mujeres.

En palabras del propio Bagge, citadas de la introducción del presente volumen: "Rose Wilder Lane llamó mi atención por primera vez hace ahora unos diez años, a raíz de la lectura de Radicals for Capitalism, una historia global del movimiento libertario moderno en Estados Unidos. Lane destacaba del resto de participantes en el libro no solamente por sus ideas incisivas sobre la materia, sino por su voluntad de predicar con el ejemplo. (...) Yo adoro las verdades de fondo de Lane. Siempre apoyó la libertad y la individualidad por completo, junto a la compasión y la cooperación universales. ¡Todos mis valores predilectos!".

Bagge tiene un estilo narrativo altamente característico y en sus biografías resulta patente la firme implicación personal. El libro incluye un apéndice documental de treinta páginas, tan interesante como la propia novela gráfica, que ayuda a completar la imagen del personaje, pues, como dice Bagge: "en todo momento he tratado de apegarme a los hechos lo máximo posible, pero la vida de Lane fue tal torbellino formado por todo tipo de gente, lugares y sucesos que este libro se hubiera vuelto imposible de realizar de no alterar hasta cierto punto a sus personajes y líneas temporales (modificaciones todas que señalo y explico en las notas finales del libro)".

Y hablando del tebeo independiente norteamericano publicado por La Cúpula, aprovecho para recomendar Cecil y Jordan en Nueva York, de Gabrielle Bell, libro que tiene ya unos años, pero ha sido recientemente reeditado en rústica, con un diseño de portada diferente. Bell es lo más cercano a una poeta contemporánea, intensa y distante, fragmentaria y concreta, limpia, atmosférica, con una forma depuradísima y un imaginario propio, como atestiguan las once historietas cortas aquí reunidas, todas sobresalientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios