Crítica 'Nunca entre amigos'

El cuello de la botella

Alison Brie y Jason Sudeikis. Alison Brie y Jason Sudeikis.

Alison Brie y Jason Sudeikis.

De las despedidas de solteras universitarias al matrimonio como horizonte, Leslye Headland parece querer reescribir la comedia romántica poniéndole al asunto un poco de soltura lenguaraz y subiendo levemente el volumen al humor de índole sexual. O al menos eso es lo que podría esperarse de una película avalada por Adam McKay y Will Ferrell.

Pero esta Nunca entre amigos no pasa de ser una pobre versión 2.0 de aquella Cuando Harry encontró a Sally para reformular la tensión entre dos amantes primerizos reencontrados como motor para encadenar dudosos gags de oficina de diseño, fiestas de cumpleaños de jardín y globos y escenitas de sofá y pijama en un Nueva York de teleserie y barrios de moda.

El cargante Jason Sudeikis y la encantadora Alison Brie se la pasan jugando al gato y al ratón, se enseñan trucos masturbatorios tras pactar la castidad y se confían los secretos sentimentales telegrafiando a gritos al espectador que, en realidad, están hechos el uno para el otro. Ni siquiera la escenita estelar de la estimulación a una botella consigue sacarnos una miserable sonrisa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios