Cielo de medianoche | Netflix Clooney ante el fin del mundo

George Clooney dirige y protagoniza esta cinta de ciencia-ficción humanista.

George Clooney dirige y protagoniza esta cinta de ciencia-ficción humanista.

George Clooney dirige y protagoniza (discretamente) la que es ya su cuarta odisea espacial y distópica tras Solaris, Gravity y Tomorrowland, este Cielo de medianoche basado en una novela de Lily Brooks-Dalton que no pasará precisamente a los anales de la literatura de ciencia-ficción. Como tampoco lo hará su película, refrito de múltiples elementos y temas ya vistos con anterioridad en numerosas cintas del género que el director de Buenas noches, y buena suerte, Los idus de marzo y Suburbicon apenas consigue dotar de densidad filosófica y melancolía humanista entre paisajes digitales del espacio exterior, interiores de teleserie y un montaje paralelo entre su periplo de supervivencia acompañada en el Polo y el de la nave de tripulación multicultural que puede ser el foco de la salvación de la humanidad en inminente peligro de extinción.

Habrá quienes quieran sintonizar esta historia con los tiempos de la pandemia, pero mucho me temo que la cosa no da ni siquiera para metáforas contemporáneas. Parece que a Clooney le interesa más ejecutar con corrección y piloto automático su particular fusión del fin del mundo, las relaciones paterno-filiales y un esperanzador futuro lejos de la Tierra como argumentos esquemáticos para dejar que los programadores de efectos especiales vuelvan a diseñar lluvias de meteoritos golpeando, momentos de gravedad cero con canción pop o coágulos de sangre suspendidos como principales atractivos visuales de una película que no deja de enseñar en cada plano su condición de aseado producto Netflix.

El retruécano final, anunciado en unos flash-backs de primerizo, tampoco surte el efecto emocional y catártico deseado en un filme destinado a orbitar en el olvido cinéfilo.