Crítica de Cine

¿Mediator? No, gracias

Emmanuelle Bercot, en 'La doctora de Brest'. Emmanuelle Bercot, en 'La doctora de Brest'.

Emmanuelle Bercot, en 'La doctora de Brest'.

Entre 2009 y 2011, la doctora Irène Frachon lideró desde su pequeño hospital universitario de Bretaña una batalla contra el segundo gigante farmacéutico francés, Servier, para retirar del mercado el medicamento Mediator y conseguir compensaciones económicas para los pacientes diabéticos que se habían visto afectados por cardiopatías severas derivadas de su uso.

En aquella historia que alcanzó las portadas de los telediarios ha visto Emmanuelle Bercot (Ella se va, Con la frente en alto) el ejemplo perfecto para cristalizar el pulso de la justicia social con los intereses económicos y deshumanizados de las corporaciones farmacéuticas, o lo que es lo mismo, la batalla, aún posible, entre el individuo y un intrincado sistema en el corazón del modelo sanitario de la sociedad del bienestar.

Todo muy loable e incluso épico si no fuera porque la manera de contar esta historia carece de interés y parece dar círculos una y otra vez sobre sí misma, en un retrato de la lucha de nuestra heroína humanitaria que insiste machaconamente en su tenacidad y bonhomía, también en la de sus compañeros de equipo, sin que el lógico sentido de los matices, la progresión, la dialéctica o el suspense actúen como motores del relato.

La danesa Sidse Babett Knudsen le pone intensidad al personaje, pero su impulso no es suficiente para que las más de dos horas de la cinta dispersen el interés entre audiencias, operaciones o autopsias a tórax abierto prescindibles, estampas familiares y reuniones y discusiones de equipo en las que un Benoît Magimel que parece haberse tragado toda su filmografía oficia a duras penas como aliado contra unos representantes de las farmacéuticas aviesos hasta el límite de lo caricaturesco.

Los excesos musicales y efectistas de Bercot ilustrando su historia no consiguen disimular tampoco la carencia de pulso narrativo de una cinta tan bienintencionada como inerte. Tal vez un documental al uso sobre el caso hubiera sido más excitante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios