Rodaje en Sevilla

Dos mujeres solas y el piso soñado

  • Bernabé Rico dirige a Juana Acosta y Kiti Mánver en 'El inconveniente', una "dramedia" sobre dos personajes aparentemente en las antípodas a los que une el mercado inmobiliario

Juana Acosta, en el Callejón de la Inquisición, donde el lunes rodó una escena. Juana Acosta, en el Callejón de la Inquisición, donde el lunes rodó una escena.

Juana Acosta, en el Callejón de la Inquisición, donde el lunes rodó una escena. / Belén Vargas

Un día, Sara (Juana Acosta) encuentra una ganga inmobiliaria, una casa espaciosa, con mucha luz, en el barrio donde buscaba y a un precio más que aconsejable. Esa oferta, no obstante, incluye unas condiciones especiales: Lola (Kiti Mánver), la octogenaria dueña del inmueble, seguirá como inquilina hasta su muerte. Pese a esto, Sara se decide a comprar...

La sinopsis de El inconveniente, que se rueda estas semanas en Sevilla, bien podría desarrollarse con la amarga comicidad de El pisito -su sinopsis tiene un similar punto de partida-, pero el debut en el largometraje del director Bernabé Rico, adaptación de la obra 100 metros cuadrados de Juan Carlos Rubio, avanza hacia otros derroteros y retrata la complicidad que se genera entre esas dos mujeres, aparentemente muy distintas, pero hermanadas en su soledad.

El director Bernabé Rico. El director Bernabé Rico.

El director Bernabé Rico. / Belén Vargas

"Parecen diferentes, pero se complementan", señala Rico, que ha reunido a un sólido reparto en el que junto a Acosta y a Mánver también participan Carlos Areces, Daniel Grao y José Sacristán. "Una, la mayor, arrastra la misma vida desde hace mucho, con mucha sabiduría pero también con cuentas pendientes. Y la otra se encuentra en una crisis, pero gracias a esa amistad va comprendiendo que aún está a tiempo de enderezar su vida", expone sobre esta producción de La Claqueta y Talycual que se filma en escenarios de Sevilla, aunque una parte fundamental de la trama se ambiente en Algeciras. "Me gustan mucho las road movies, que se dé un viaje interior en los personajes y eso tenga una translación al exterior, y aquí he querido que haya algo de eso".

Mánver cree que El inconveniente habla de la soledad "sin abandonar el humor. Es lo que llaman ahora una dramedia, un nombre rarísimo pero que es como la vida misma, te despierta sonrisas pero también te da un pellizquito en el corazón", argumenta la malagueña. Las carreras de Mánver y Rico han estado vinculadas "desde hace años" gracias a obras como Humo o Las heridas del viento, pero este rodaje ha sorprendido a la actriz. "A Bernabé lo conozco como actor, productor, había visto los cortos que ha dirigido... Pero me está dejando con la boca abierta. Viene con los deberes milimétricamente calculados y sabe dirigir con unos matices finísimos", valora la veterana, que el pasado año recibió el Premio Ciudad de Huelva en reconocimiento a su trayectoria.

Kiti Mánver, caracterizada para su papel. Kiti Mánver, caracterizada para su papel.

Kiti Mánver, caracterizada para su papel. / Belén Vargas

Mánver, que se ha prestado a una caracterización de anciana para este papel, se confiesa feliz del equipo que se ha congregado en esta película. "Juana es maravillosa. Había coincidido con ella un poquito en Una hora más en Canarias, pero aquí me he encontrado con una actriz muy disciplinada, que tiene una forma de prepararse el trabajo aún más ordenada que yo", afirma. Describe a Areces como "muy divertido, pero aquí va a mostrar además otra cara, un personaje sensible al que la gente va a coger cariño", y muestra su entusiasmo por compartir planos con el "maestro" José Sacristán. "Nunca habíamos hecho nada juntos y no os voy a mentir: estoy aterrada", confiesa.

Juana Acosta, que el pasado sábado vistió uno de los estilismos más celebrados de los Goya, sigue con El inconveniente indagando en las claves de la comedia, un género en el que se movían propuestas como Ola de crímenes o Jefe y en el que brillaba especialmente en Perfectos desconocidos. "Le debo mucho a esa película", reconoce. "Ha sido un antes y un después en mi carrera, mi primera película española que conectó con toda clase de público, adolescentes y mayores. Por ese trabajo me dieron el Fotogramas de Plata, que votan los espectadores, y me sentí muy querida", asegura la colombiana, contenta con la experiencia de rodar en "una ciudad tan bella como Sevilla. Eso sí", matiza mientras graba una escena en el Callejón de la Inquisición con unas gélidas temperaturas, "se equivocan quienes piensan que aquí hace calor todo el año... ¡Estamos pasando muchísimo frío!", exclama Acosta sin abandonar la sonrisa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios