cine

Fassbender halla a sus antepasados en Sevilla

  • Ubisoft y Fox presentan un adelanto de 'Assassin's Creed', basada en la exitosa saga de videojuegos

  • Los actores Javier Gutiérrez y Hovik Keuchkerian anticipan algunas claves del filme

Una de las imágenes de la película que llegará a las pantallas el 23 de diciembre. Una de las imágenes de la película que llegará a las pantallas el 23 de diciembre.

Una de las imágenes de la película que llegará a las pantallas el 23 de diciembre. / d. s.

Una estancia de los Reyes Católicos en Sevilla, durante el año 1477, fue suficiente para crear la Inquisición española. De hecho en esta capital se celebró el primer auto de fe con la quema de seis personas. Éste es el contexto histórico en el que se enmarca la nueva superproducción de Ubisoft Motion Picture y Fox basada en la saga de videojuegos Assassin's Creed. Las productoras presentaron ayer un adelanto de la superproducción en la ciudad en la que se ambienta esta historia y cuya Catedral y Giralda ya aparecen en el tráiler oficial del largometraje.

La película, que se estrena el 23 de diciembre, no está ligada al argumento de ninguno de los 10 videojuegos que forman la saga y, de hecho, busca enganchar a todo ese público que no cuenta con una consola pero que es igualmente aficionado a la ciencia ficción, a los efectos especiales y a las aventuras históricas.

Michael Fassbender, en el papel protagonista, se mete en la piel de Callum Lynch, un condenado a muerte que pasa a ser sujeto de un experimento que dirigen los personajes de Jeremy Irons y Marion Cotillard. Mediante una tecnología revolucionaria, Lynch experimenta las aventuras de su antepasado, Aguilar, miembro de una hermandad de asesinos en guerra contra la Inquisición. En los papeles antagónicos están Javier Gutiérrez, que interpreta al inquisidor general de Castilla y Aragón Fray Tomás de Torquemada, y Hovik Keuchkerian como jefe de las milicias templarias. Ambos tuvieron que prepararse física y mentalmente para hacer frente a esta superproducción en la que, según Gutiérrez, "los ritmos de rodaje no tienen nada que ver con los de una producción española".

El actor explicó ayer que, en un primer momento, rechazó tajantemente interpretar al que fue el azote de los judíos conversos porque estaba rodando la cinta de Icíar Bollaín El olivo. Sin embargo el director de Assassin's Creed, Justin Kurzel, lo llamó personalmente para que se replantease su decisión. A partir de aquí, Kurzel guió al ganador del Goya por La Isla Mínima para construir el personaje de Torquemada: "Yo quería huir de los estereotipos que tiene esta figura y creo que lo he conseguido. Kurzel me decía un día que tenía que ver los discursos de Hitler o de Mussolini y, al siguiente, que me fuese al Prado para contemplar las pinturas negras de Goya", expresó Gutiérrez.

En contraposición, Kreuchkerian ha tenido que afrontar el peso de las escenas con más acción de la cinta. "Las coreografías de lucha se trabajaban dos semanas antes de la grabación con los especialistas. Esto sumado a los copiosos ropajes y al calor que hace en Malta durante el verano han hecho que sea una de las grabaciones más duras de mi carrera", apuntó el actor de Mindscape. Estas escenas se rodaron entre Almería, Reino Unido y La Valetta.

Gutiérrez y Keuchkerian -los actores españoles del proyecto junto con Carlos Bardem, ausente ayer en la presentación por estar rodando- coincidieron en que la interpretación en inglés fue muy dura y que, en algunas escenas estaban más pendientes de la pronunciación que de la propia secuencia. "Nuestro coach era el mismo que el de Colin Firth en El discurso del rey y era muy puntilloso en neutralizar nuestro acento. Sin embargo, el director se guardó un as en la manga y todas las escenas de la Inquisición están en castellano así que la recreación de la España de la época es mucho más fiel a la realidad", apostilló Gutiérrez.

Los dos destacaron que Kurzel, que rodó Macbeth con Fassbender y con Cotillard, "sabe perfectamente cómo dirigir a los actores de manera individual. Es un espectáculo verle y yo he actuado como una esponja porque es una experiencia que no sé si se volverá a repetir", señaló Hovik Keuchkerian.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios