Almería

Terque vive un día intenso con los oficios de antaño

  • La Jornada de Recuperación de los viejos oficios celebrada ayer fue un rotundo éxito de participación y visitas

Terque celebró el sábado 2 de octubre una nueva jornada de recuperación de oficios antiguos, con una masiva presencia de visitantes. La actividad estaba organizada por el Museo Histórico-Etnográfico de Terque. Se revivieron varios oficios que en otro tiempo formaron parte de la vida cotidiana de los almerienses y que hoy, por diferentes circunstancias prácticamente han desaparecido del mercado laboral o, en el mejor de los casos, se realizan de una forma esporádica y minoritaria.

El fin de las Jornadas se cumplen cada año, ya que se quiere difundir los saberes orales y las practicas tradicionales entre las personas mayores, que los reviven y actualizan en su mejoría, así como entre los más jóvenes para que conozcan y aprendan algunos aspectos culturales que vivieron sus padres y abuelos.

Esta jornada cultural y turística, en la que han participado y han convivido un elevado número de vecinos de Terque y de artesanos de toda la provincia, potencia el reconocimiento social del conocimiento artesano y difunde los recursos turísticos de la localidad y de la comarca del valle del Andarax.

Mientras en a Plaza del Solar, en pleno centro de Terque, cuatro viejos barrileros empezaban su faena ante la mirada atónita de muchos de los visitantes, que asistían por primera vez al nacimiento de un barril para transportar uva.

Muy cerca se encontraban un grupo de mujeres haciendo bolillos. Y al lado, Agustín Sánchez Hita instalaba el taller de carpintería, mostrando como se trabajaba hace años para hacer una puerta o una ventana.

A pocos metros, el grupo El Auxar de Laujar interpretaba el Romance de Adela y Juan y luego cantaron también 'El Parral'. Manuel Gómez, que toda su vida la ha dedicado a la imprenta también había montado un pequeño puesto para mostrar el viejo oficio de encuadernador.

Pero sin duda, el oficio donde hay que tener mas paciencia era el de la fabricación de velas. Isidro Motos estuvo toda la mañana bañando unos hilos con cera para al mediodía conseguir las velas. Manolo Salas de Benahadux mientras se encargaba de la acuñación de monedas. Antonio Egea de la comarca de los Vélez mostraba el arte de hacer grabado y María Pérez trabajaba el esparto a la vista de todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios