Bienal

El Palacio de San Telmo se abre a la música flamenca

  • José de la Tomasa y Manolo Franco se alían con la OBS en las tres matinales que dirige Andreas Prittwitz

"El flamenco y el barroco se encontrarán, se conocerán y se enamorarán". Esta sentencia del cantaor sevillano José de la Tomasa sirve como declaración de intenciones a cuantos intervienen en Flamenco Sacro, el programa dirigido por el músico alemán Andreas Prittwitz con el que este mediodía la remozada capilla del Palacio de San Telmo se abre por primera vez al flamenco tras haber acogido los conciertos de la Fundación Barenboim-Said.

Durante tres matinales (las siguientes los domingos 21 y 28) la fusión entre la música y el extraordinario patrimonio histórico que atesora la actual sede de la Presidencia de la Junta acentuará el atractivo de un programa que ha colgado el cartel de "no hay billetes" para sus tres representaciones.

La guitarra flamenca de Manolo Franco, cuatro solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla (violonchelo, viola y dos violines), la tiorba de Juan Carlos Rivera y los vientos de Prittwitz (saxo, clarinete y flauta) se unen a la voz veterana y ortodoxa de José de la Tomasa "en uno de los estrenos con más personalidad de la Bienal", según valoró el director de la cita, Cristóbal Ortega.

Para Andreas Prittwitz, cuya batuta habrá de conciliar culturas muy diferentes, "si quitamos las etiquetas queda una música global que nos puede hacer felices a todos. En Flamenco Sacro se antepone una chacona a una malagueña, pero no porque tengan que ver sino porque expresan algo similar y doloroso. Del mismo modo una caña sucede a una folía y una seguiriya anticipa una pieza dramática de Dido y Eneas de Purcell".

Ventura Rico, coordinador de la OBS, recordó que tras la satisfactoria experiencia con Eva Yerbabuena en el espectáculo Santas de Zurbarán la formación quiso emprender un nuevo acercamiento al repertorio flamenco y que Prittwitz -al que conoció hace tres décadas cuando cursaba estudios junto al flautista de la orquesta, Guillermo Peñalver- era la persona idónea para pilotar la experiencia. "Como todas las cosas importantes hay que hacerlas con tiempo, dejándolas reposar", concluyó Rico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios