Andaluzas 22M

La hora de Rocky

  • Juanma Moreno deja los actos de campaña y dedica el domingo a preparar el debate a tres de esta noche en Canal Sur.

El cine americano adora las historias en las que un aspirante humilde y salido del arroyo triunfa en la vida a base de sufrimiento y entrega. Cuanto más difícil sea la cosa, cuanto peor lo pase el protagonista, más opciones hay de que gane el Oscar. Que le pregunten si no a Sylvester Stallone, un actor más que limitado que logró la gloria en los últimos 70 con sus historias sobre soldados incomprendidos y boxeadores frustrados. La Academia hollywoodiense le premió sus historias, por mal actor que fuera (y siga siendo).

Juanma Moreno se ve un poco así, no como mal actor sino como el aspirante que poco o nada tiene que perder ante la estrella refulgente. Algo así como lo que le pasaba a Rocky Balboa ante Apollo Creed. ¿Recuerdan? Ese púgil negro -entonces no había que decir de color- que, cansado de ganar siempre, optaba por pegarse con un italiano hortera para satisfacción de las masas. Al aspirante popular le viene bien el símil, toda vez que ha sido Susana Díaz quien ha decidido retarle en las doce cuerdas electorales antes de tiempo y jugarse el tipo ante un púgil amateur que no para de decir que él lleva sólo un año aquí y no ha buscado pelea. Es más, casi que parece que una derrota a los puntos sería más que honrosa si se produce después de aguantar los quince asaltos que, en forma de jornadas de campaña, tiene que aguantarle a su oponente.

El aspirante popular al título, sin embargo, se toma el debate de esta noche en Canal Sur más en serio de lo que quiere aparentar y por ello decidió suspender ayer sus actos de campaña para preparar el envite. Contradicción en el discurso: no se puede decir que aquí no pasa nada pero guardarse 24 horas para entrenar a fondo. Porque en la calle San Fernando hubo ayer preparadores físicos, sparrings y un entrenador que, cual el otrora Campeón Mickey Goldmill, le gritaba desde la esquina al aspirante que tenía que mover mejor las piernas, subir más la guardia y pegar los directos con más contundencia. Moreno esperará hoy su momento, aunque desconfía de que Susana Díaz le ofrezca flancos o le entre a la contra. Sabe que la candidata socialista es quien más tiene que perder y por eso se guardará mucho de atacar sin tener cubierta la retirada. (Conste que no le vendría mal tener una estrategia algo más ambiciosa). Él, por si acaso, tiene claro cuáles son los puntos débiles de su rival -empleo y corrupción- y buscará la ocasión para obligarla a fajarse y descubrirse.

Para prepararse se fue el sábado a un programa de prime time de Telecinco, de donde salió bastante airoso aunque los nervios mostraron que hay ámbitos en los que aún tiene la mandíbula de cristal. Y más cuando la presentadora le agradeció su presencia y afeó que Susana Díaz se haya negado a acudir al plató de la cadena de Fuencarral. En boxeo eso se llama un uno-dos, ganas el conocimiento que te hace falta como el comer en un medio nacional y éste le arrea a tu contrincante por no haberse atrevido. La salida en tromba del PSOE ayer por la mañana demuestra que el golpe dolió. Otro punto flaco para noquear al contrario.

Que suene la campana, veremos si Rocky puede con Apollo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios