Andaluzas 22M

Elogio de la mujer normal

  • El PP reivindica ser el único partido que se preocupa por la igualdad “frente a la propaganda de otros”

La mujer del PP lleva tacones y mechas, pero también va en vaqueros y con zapatillas de deporte. La mujer del PP es ama de casa, pero también emprende. La mujer del PP es urbana, pero también trabaja en las cooperativas agrarias. La mujer del PP, en definitiva, es como cualquier otra, ni más lista ni más tonta, ni más guapa ni más fea, ni más alta ni más baja. La mujer del PP es normal. Desde las diez de la mañana se veía llegar al hotel NH Convenciones de Sevilla a todos estos perfiles de mujeres del PP. Solas, en grupo, con maridos o novios (las menos) o con sus hijos. Como la cabeza de lista por Córdoba, Rosario Alarcón, quién afirmaba orgullosa que se había traído a sus hijas al acto “porque hay que conciliar y no tengo con quien dejarlas”. Mujer trabajadora, madre y emprendedora. Idea fuerza en este día de exaltación de género. La condición de mujer alejada de la ideología, porque “una gran mayoría estamos hartas de que la izquierda y el populismo se arroguen nuestra representación”, exclamaba alto y claro María Dolores de Cospedal, tótem de la jornada y del partido tras la baja por gripe de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

 

Y es que en el PP están cansados de quedarse atrás cuando de igualdad se habla y por eso querían exponer ayer su apuesta por las mujeres en su forma de gobernar, en su organización y en sus listas. Lo hicieron, dicho sea de paso, en un acto en el que sólo faltó que hablaran las que pasaban por la calle. Un encuentro en el que se demostró que, al igual que pasa con los hombres, hay mujeres que tienen dotes de mitineras, otras con agudo sentido del humor, otras que se ponen nerviosas y leen y otras que tienen, siendo benevolentes, la misma capacidad de hablar en público del hombre más aburrido. Se habló, y mucho, de los logros populares en empleo pero se habló más de lo malo que es el PSOE tratando a las mujeres. Ana Pastor afirmó que “es una vergüenza que Susana salga a presumir de políticas de mujer cuando tiene la mayor tasa de desempleo”. Incluso Juanma Moreno bordeó los límites al afirmar que “el Gobierno que andaluz maltrata al 52% de la población andaluza”, las mujeres. El candidato se decía algo cohibido por el ambiente y reconocía que “hoy especialmente lo tengo difícil”. Quizás por eso se le escapó, en su habitual símil futbolístico-electoral, que “vamos a ganar porque tenemos la mejor delantera” ante un auditorio que recibió la frase entre murmullos. 

 

El aspirante popular a la Junta de Andalucía tiene pasado en esto de los temas de igualdad y lo recorrió para avisar a los socialistas de que su “Gobierno va a tener muchas, muchas mujeres”. Eso fue antes de afirmar que “me dejaré la vida para proteger a las víctimas de la violencia de género en Andalucía”. 

Y luego fue con Susana Díaz, una mujer sola “que no se habla con sus compañeros de partido y con la nadie quiere estar”. A Moreno se le veía feliz con el desembarco de ministras para arroparle. Tenía un buen día tras conocer el Barómetro Joly publicado ayer. El aspirante mostraba buena cara, “no como Díaz –argumentaba–que no debe tener un buen día porque las encuestas le suspenden y a mí me dan 1,5 puntos más”. Al popular le gustan más estos datos porque reducen la distancia con los socialistas a 5,2 puntos, muestran que “una mayoría quiere el cambio en Andalucía” y  que su partido está recuperando terreno a marchas forzadas. Aun así, el elevado grado de indecisión, el 37%, le llevó a cerrar el acto con una petición a las mujeres, “que sois más tenaces”. “Ayudadme a que esas personas que no lo tienen claro se decanten por nosotros, el único partido del cambio real”, concluyó. 

 

Y así transcurrió un acto que recordó a ese anuncio de refrescos en el que un argentino loaba las maravillas de las burbujas con un sinfín de reclamos. Porque se habló de las mujeres jóvenes, de las madres, de las abuelas, de las hijas, de las viudas, de las mujeres rurales, de las universitarias, de las madres trabajadoras, de las políticas... Y hablaron ministras –Pastor, García Tejerina y Báñez–, secretarias generales de España y Andalucía, la presidenta de Nuevas Generaciones, candidatas autonómicas, municipales, concejales, alcaldes y hasta un aspirante a la Junta. 

 

Mujeres, en definitiva, de las que sentirse orgullosas. Mujeres normales, sin apellidos ideológicos. Mujeres que viven el día a día. Mujeres que hoy celebran su día. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios