Elecciones Andaluzas 2012

Tercer asalto a la Cuenca

  • Con los mineros de nuevo en pie de guerra, el PSOE se lanza a la reconquista de un territorio que el 22-M cambió el color de sus alcaldías. Propone un observatorio de la minería y un fondo de capital semilla.

Comentarios 5

Hace un año, con las elecciones municipales en el horizonte y todas las encuestas augurando una marea azul, la Junta de Andalucía anunciaba el desbloqueo de la concesión de los derechos mineros a Emed Mining. Gracias a ese anuncio, los mineros encerrados en el llamado túnel 14 abandonaban su protesta tras varios días bajo tierra. El pasado lunes la retomaban en plena campaña electoral para reclamar lo mismo que pedían hace doce meses: la transmisión de los derechos mineros y la reapertura de la mina de Riotinto.

Con ese elemento de presión sobre la mesa, el PSOE se lanzaba ayer a la reconquista del voto en la Cuenca Minera, territorio de profunda raigambre socialista que el pasado 22 de mayo cambiaba el color de varias de sus alcaldías: Valverde -con vuelco histórico a favor del PP-; El Campillo, con alcalde andalucista, y Riotinto, el corazón de la tierra minera en el que la popular Rosa Caballero se alzó con el bastón de mando gracias a la abstención de IU y a la fuerte campaña desplegada por el PP en la zona. En las elecciones generales del 20-N también hubo descenso en los apoyos al PSOE y para los comicios que se aproximan los socialistas han decidido poner toda la carne en el asador de la Cuenca. Y si el delegado del Gobierno de la Junta, Manuel Alfonso Jiménez, aseguraba recientemente que Emed tendrá la autorización antes de octubre, y el consejero onubense y candidato José Juan Díaz Trillo visitaba hace unos días las instalaciones de Emed Tartessus, ayer el número 1 socialista, Mario Jiménez, presentaba las últimas propuestas de su partido para la zona minera.

Propuestas que se resumen en la constitución de un nuevo observatorio de la minería y de un fondo de capital riesgo/semilla para impulsar la creación de empresas. En el fondo de la cuestión, la tan traída y llevada diversificación económica, aunque sin nombrar esa expresión, eterna promesa para una Cuenca que ha visto fracasar los proyectos empresariales que llegaban a ella. Jiménez vendía ayer de nuevo esta idea con otro formato: un Observatorio para la minería en la provincia, una entidad encabezada por la Universidad de Huelva y con la participación de los municipios, los sindicatos y las organizaciones empresariales, además del sector minero, para "el diseño estratégico de la economía en las zonas mineras". Traducido: el PSOE propone generar empresas "durante la fase de expansión de la mina", cuando el precio del mineral esté alto, para que cuando llegue el declive propio de los ciclos mineros "haya un tejido económico que sobreviva al cierre de la explotación".

¿Y de dónde saldría el capital? Ahí llega la segunda propuesta: la creación de un fondo de capital al que las empresas de las diferentes explotaciones mineras en marcha o tramitación (Aguas Teñidas, Riotinto, Sotiel, La Zarza y Lomero Poyatos) harían aportaciones; también la Junta de Andalucía, vía sus propios incentivos. Tampoco es única esta propuesta; Emed ya planteaba la promoción de otras actividades. "Las empresas mineras tienen una gran capacidad de concentración de capital", recordó Jiménez.

En esas nuevas empresas podría destacar el turismo, la tercera pata de las propuestas socialistas para la zona minera. Desde el Muelle de Río Tinto, Jiménez aseguró que si el PSOE se mantiene en la Junta de Andalucía, la Consejería de Turismo elaborará un producto específico para las zonas mineras tanto de la capital como de la provincia. En cuanto a la Corta Atalaya, cuya progresiva inundación preocupa a los habitantes de la zona, Jiménez señaló que es la propietaria de los terrenos la encargada de mantener el Bien de Interés Cultural en buenas condiciones. De hecho, "por parte de Emed ya se ha presentado la documentación necesaria para garantizar el mantenimiento de la Corta".

Queda pendiente la incógnita principal, la reapertura de la mina que reclaman los trabajadores. Sobre ella insistió Jiménez en que se intentará entregar la autorización antes de otoño, "la Administración trabaja a marchas forzadas para sacarla". Pero la dificultad está en la falta de acuerdo "entre los actuales y anteriores propietarios", según el socialista, que se metió en la batalla entre Emed y Rumbo 5.0 al asegurar que la segunda tiene una actitud "irresponsable" que "está perjudicando el proceso de apertura".

Esa apertura nunca se producirá con el PSOE aseguraban en un comunicado los populares. El PP no quiere dejar escapar la bandera electoral que tan buenos réditos le ha dado en las últimas convocatorias. Hoy bajará a la Corta para visitar a los mineros acampados allí desde el lunes, pero ya ayer aseguraba que es "el único partido capaz de reabrir la mina con todas las garantías legales" y el único partido "con credibilidad" en la comarca.

La reapertura de la mina es de hecho uno de los ejes de la actual campaña del PP, un "compromiso firme" de Javier Arenas, destacó el número 1 de la lista popular, Pedro Rodríguez. Cuando esté abierta, asegura el PP, generaría 1.200 puestos de trabajo en una comarca profundamente deprimida, más de un tercio de los 3.000 que los populares calculan para la totalidad de los proyectos mineros de la provincia. El PSOE se ha convertido en "un freno y un obstáculo" para la Cuenca Minera frente a un Partido Popular que "es el partido del sí a la mina", apostilló Rodríguez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios