Brexit

A por trabajo a Gibraltar

  • Aunque el 50% del PIB del Peñón procede de las empresas de apuestas 'on line', el número de empleados fronterizos no ha parado de crecer en los últimos años

Calle comercial de Gibraltar. Calle comercial de Gibraltar.

Calle comercial de Gibraltar. / P.M.J.

Gibraltar es una ciudad singular: malteses, genoveses, españoles e ingleses, pero también marroquíes, hebreos e indios son los que han hecho de este peñón calizo erigido sobre el mar uno de los lugares más curiosos de Europa. Aunque son británicos, en Main Street se oye hablar español más que en Barcelona y al mediodía de un día laborable, la iglesia de Santa María Coronada congrega más fieles en misa que en cualquiera de los templos de la católica España a esa hora y fecha. Su economía se ha basado desde decenios en la diferencia fiscal que ha mantenido con España y con el resto de Europa, aunque en la misma línea que Luxemburgo, socio de la Unión, o Andorra. Esto puede cambiar a partir del 29 de marzo de 2019, cuando el Reino Unido salga de la UE. A Gibraltar le vendría muy mal que sus especiales, y complicadas, relaciones con España se tradujesen en una ruptura con nuestro país o en el descuelgue del período transitorio que se abrirá a partir de entonces. Pero a España o, al menos, al Campo de Gibraltar también le perjudicaría. Y mucho. Puede que más.

Salida por la frontera

Poco después de las seis de la tarde, miles de trabajadores comienzan a salir desde el Peñón a La Línea a través de una frontera que ha alcanzado una buena velocidad de tránsito gracias a unas máquinas que comprueban automáticamente el DNI o el pasaporte. Hay cuadrillas de albañiles con petos naranjas, empleados de empresas eléctricas con petos amarillos, hay quien va en bicicleta, camareros, empleadas de hogar y también llanitos que viven al otro lado de la Verja. El Gobierno español y el de Gibraltar no se ponen de acuerdo en el número de trabajadores que entran a diario al Peñón, pero habría que aclarar que los transfronterizos no son sólo españoles.Gibraltar tiene registrados, en estos momentos, 13.477 trabajadores fronterizos, de los cuales 12.962 son europeos y de ellos, 8.024 son españoles. El Gobierno central sostiene que no son más de 5.000, pero incluso en ese caso serían muchísimos para una comarca con un 30% de desempleo. Allí entran cada mañana más trabajadores que en la cercana Acerinox, que es la empresa que más factura en la provincia de Cádiz.

Fachada del edificio del periódico local, fundado en 1801. Fachada del edificio del periódico local, fundado en 1801.

Fachada del edificio del periódico local, fundado en 1801. / M.M.P:

Según los datos mensuales y pormenorizados por nacionalidad a los que ha tenido acceso este diario, hace dos años los españoles apenas sobrepasaban los 7.000, ya llegan a más de 8.000. La subida es de un 13%. También hay muchos portugueses, en especial en la construcción; rumanos, irlandeses; británicos de otros lugares, y polacos. La lista de nacionalidades ocupa dos folios, casi interminable para una pequeña población de poco más de 30.000 habitantes.Gibraltar dejó de vivir de los militares británicos y del contrabando de tabaco y otras mercancías hace muchos años. Sigue saliendo tabaco de contrabando, pero la letra de aquella alegría que sostenía que a por tabaco a Gibraltar, a Roma se va por bula, por manzanilla Sanlúcar y a Cádiz se va por sal ha dejado de tener mucho sentido. Aun así, hoy se sigue contrabandeando. El precio del tabaco ha subido un 136% en los últimos años, pero sigue siendo mucho más barato que en España. Casi como en Canarias.

Turismo y construcción

La economía llanita ha cambiado de modo radical en las dos últimas décadas: hay mucho turismo (11 millones de visitantes al año) y bastante construcción. Se ha construido marinas, hay un plan de rehabilitación de edificios de pisos, se ha levantado un universidad junto a Punta Europea, una nueva terminal en el aeropuerto y el túnel que usarán los automovilistas para sortear las pistas también podrá acabar en meses. Pero buena parte de su economía tiene una vinculación directa con el Reino Unido, ésa es la razón por la que Gibraltar desea seguir junto a la Union Jack, a pesar se haber votado masivamente por mantenerse dentro de ella UE en el referéndum del Brexit.En Gibraltar se concentra buena parte de las empresas de apuestas por internet y de las aseguradoras británicas de seguros de automóviles, de cada cinco coches matriculados en el Reino Unido, dos han suscrito el seguro con sociedades radicadas en el Peñón. Esto es lo que no cambiará el Brexit, incluso si éste al final se produce de forma brusca. La mitad del PIB del Peñón proviene de las operadoras de apuestas on line. El PIB per cápita gibraltareño es de 64.000 euros, entre los más altos del mundo.Lo que España, Reino Unido y Gibraltar negocian son las condiciones de las futuras relaciones entre los vecinos, una negociación muy condicionada por nuestro país, que ha conseguido que su visto bueno sea necesario a cualquier acuerdo entre la Bruselas y Londres que afecte al Peñón. El primer hito temporal es el del 29 de marzo de 2019. Si todo fuese bien, el Reino Unido y Gibraltar saldrían de la UE, pero en unas condiciones especiales, el llamado período transitorio, hasta diciembre de 2020.Esto es fundamental para los vecinos, pero no sólo depende de ellos. Lo cierto es que el Gobierno de Theresa May está muy dividido sobre cómo será el Reino Unido después del Brexit, si estará separado del todo de la UE o si se mantendrá en la unión aduanera. Más grave que el asunto gibraltareño es el de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, dos territorios más unidos aún si cabe después de los Acuerdos del Viernes Santo que pusieron fin al terrorismo del IRA. Reino Unido se vio arrastrado por un nacionalismo populista que terminó por contaminar a los conservadores, y ahora no hay consenso sobre cómo salir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios