Tarjetas black La tarjeta de la Faffe usada en un prostíbulo intentó anularse por robo

  • La Guardia Civil determina que la solicitud de baja se produjo un día después de haberse efectuado los 15 pagos en el club de alterne Don Angelo

El ex director de la extinta Faffe Fernando Villén, después de declarar en el juzgado de Sevilla. El ex director de la extinta Faffe Fernando Villén, después de declarar en el juzgado de Sevilla.

El ex director de la extinta Faffe Fernando Villén, después de declarar en el juzgado de Sevilla. / José Manuel Vidal / Efe

Comentarios 4

La Guardia Civil ha elaborado un nuevo atestado en relación a la investigación de las tarjetas de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) en el que se revela que una persona de identidad desconocida intentó dar de baja a una de ellas argumentando un robo. La solicitud, añade la Unidad Operativa del Instituto Armado (UCO), se produjo justo el día después de haberse efectuado 15 pagos por un valor de 14.737 euros en el prostíbulo Don Angelo de Sevilla.

El informe de la UCO, fechada el pasado 10 de octubre, amplía el anterior atestado entregado en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, cuya titular, María Núñez Bolaños, investiga la causa sobre las presuntas irregularidades en los cursos de formación financiados por la Junta y dentro de la pieza separada de la fundación ya desaparecida.

En el atestado inicial de la UCO se apuntaba la existencia de hasta ocho tarjetas bancarias de la extinta fundación, con las que se gastaron un total de 31.969 euros en "12 juergas" en clubes de alterne de las provincias de Sevilla, Cádiz y Córdoba. Concretamente, además de los 31.969 euros en prostíbulos, otros 19.000 fueron gastos en peajes, unos 22.000 en restaurantes, 1.800 en hoteles y otros 4.300 en gastos sin justificar.

De las ocho tarjetas mencionadas por la UCO, seis estaban en poder del ex director de la Faffe, Fernando Villén, y otras dos estaban en manos de su hermano, Manuel Villén, quien las usó en gastos de peaje por un importe total de 8.109 euros, según indica la investigación.

En cuanto a las seis tarjetas del ex director –con un gasto total de 72.489 euros–, tres de ellas fueron utilizadas en clubes de alterne, a las que la Guardia Civil atribuye el "mayor importe financiado con las tarjetas asociadas a la Faffe", un total de 31.969 euros.

Villén respondió que no intentó anular la tarjeta

Sobre esta precisa cuestión preguntó la Fiscalía a Villén en su comparecencia en los juzgados. El fiscal Anticorrupción interrogó al ex director de la Faffe si telefoneó al banco para comunicar que le habían robado la tarjeta y que la anulara. "No", respondió entonces Villén, quien explicó que llamó para preguntar cómo podía hacer para que no saliera registrado en la cuenta ese último pago. Según precisó el ex director de la Faffe, lo informaron de que tenía que ir al club de alterne para efectuar el pago en efectivo y anular el anterior.

Pese a lo anterior, los agentes encargados de la investigación analizan una nueva información aportada por una entidad bancaria andaluza sobre una de las tarjetas de crédito, titularidad de Fernando Villén, con la que entre los días 23 y 24 de marzo de 2010 se realizaron hecho varios pagos en un establecimiento donde ejercería la prostitución.

El atestado, con fecha de 10 de octubre y al que tuvo acceso Europa Press, pone de manifiesto que el día 24 de marzo, después de haber efectuado 15 pagos por un valor de 14.737 euros en el prostíbulo Don Angelo de Sevilla, se solicitó la baja de dicha tarjeta y, sin embargo, al día siguiente de esta petición a la entidad bancaria, tal y como se expuso en el anterior atestado, "se habrían efectuado 15 anulaciones de cada uno de los pagos efectuados en el mencionado establecimiento".

La UCO solicita la identidad del autor de la llamada

No obstante, "se desconoce" si se presentó denuncia al respecto, así como la identidad de la persona que efectuó la llamada. Por ello la UCO solicita a la juez instructora la emisión de un mandato judicial dirigido a la entidad bancaria para que facilite la grabación de la llamada telefónica e identificar a quien solicitó la anulación de la tarjeta y esclarecer los hechos investigados.

La UCO, en el atestado, concluye que estos hechos "llaman poderosamente la atención debido a su cronología", ya que "se denuncia el supuesto robo de la tarjeta tras su utilización y un día antes de efectuarse las anulaciones de los pagos, anulaciones que se efectuarían con la tarjeta supuestamente sustraída".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios