Inmigración La Junta niega "improvisación" en la gestión de los menores inmigrantes

  • María Jesús Sánchez Rubio insiste en la necesidad de un pacto de Estado y recuerda la actitud solidaria andaluza en crisis anteriores

La consejera de Igualada y Políticas Sociales, María Jesús Sánchez Rubio. La consejera de Igualada y Políticas Sociales, María Jesús Sánchez Rubio.

La consejera de Igualada y Políticas Sociales, María Jesús Sánchez Rubio. / Raúl Caro / Efe (Sevilla)

La Junta de Andalucía niega haber improvisado este verano en la gestión de los menores no acompañados, aunque instó al resto de comunidades autónomas, que son las administraciones con competencia en la materia, a acordar un acuerdo global en un reparto de estos niños inmigrantes.

De ahí que la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, recordara ayer la actitud de Andalucía en 2006, cuando se produjo un incremento sobrevenido de inmigrantes que llegaron a Canarias, un fenómeno que fue conocido como la crisis de los cayucos.

En declaraciones a los periodistas en Granada, la consejera recordó que entonces la comunidad andaluza "acogió a menores de Canarias, que es donde hubo más presión", al tiempo que solicitaba que ahora vuelva a haber la misma "solidaridad". Sánchez Rubio negó de pleno que el Gobierno de la Junta haya actuado con "improvisación" en la acogida de los 4.098 menores extranjeros no acompañados llegados este año y volvió a reclamar que este asunto se trate con "carácter de política de Estado", recordando la petición de "pacto" realizada por la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, en el Parlamento.

Los centros de menores andaluces están al cien por cien de la ocupación, señaló María José Sánchez Rubio, pero no hay "improvisación ninguna" pese a la "situación compleja" de este verano en materia migratoria, una realidad "imprevisible". En este sentido, el Gobierno andaluz espera que en la Conferencia Sectorial de Inmigración del 5 de septiembre se empiece "ya a establecer el sistema" para "coordinar actuaciones", de tal modo que, cuando se vea "sobrepasado un porcentaje de ocupación" establecido, pueda hacerse "una distribución en el resto de los territorios".

Sánchez Rubio insistió a los grupos políticos para no hacer un uso de este tema que vaya más allá de "atender a la gente que tiene necesidad en un momento determinado" y evitar así que "se produzcan actitudes xenófobas o de rechazo".En esa misma línea, pero más explícita, se expresó en Jaén la secretaria de Formación y Nuevos Afiliados del PSOE-A, Ángeles Férriz, quien pidió a PP y Ciudadanos que "apaguen el derechómetro" en materias como la inmigración y alertó del peligro de esa competición por tener el discurso más duro, pues podría "acabar colindando con las tesis de la ultraderecha".

Férriz lamentó el uso "indecente" de las personas inmigrantes por parte del PP, tanto de Pablo Casado, estrechando la mano "a las mismas personas a las que quería expulsar", como de la asistencia de Juan Manuel Moreno esta semana a un centro de menores inmigrantes, "apenas dos semanas después de que el PP propusiera la devolución de esos mismos menores a sus países de origen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios