Radiografía

La situación económica andaluza que hereda el Gobierno del cambio

  • La región es líder en paro y una de las últimas de España en riqueza por habitante por sus deficiencias en formación, innovación y estructura empresarial

  • También hay fortalezas, como su posición de vanguardia en el sector agroalimentario y el turismo, así cómo la pujanza creciente de la aeronáutica

Numerosas personas pasean por una céntrica calle de Huelva. Numerosas personas pasean por una céntrica calle de Huelva.

Numerosas personas pasean por una céntrica calle de Huelva. / Paqui Segarra

Comentarios 12

Es líder en paro, con un 22% de la población activa desempleada, y siempre ocupa el furgón de cola en los indicadores que determinan la riqueza: PIB y renta per cápita, salarios, formación, etc. Tras 40 años de democracia, Andalucía sigue siendo de las últimas de la clase y, aunque en determinados momentos ha habido espejismos de convergencia, estos se han difuminado. La menor densidad empresarial, la escasez de grandes compañías que tiren del carro, el peso insuficiente de la industria, una inversión en innovación que dista mucho de la deseable –sobre todo en el sector privado– y un sector público que ha condicionado demasiado la vida económica en los últimos años son algunos de los lastres de una economía en la que no es todo negro. Hay elementos, como la potencia agrícola o la turística, en los que Andalucía está en primera línea y donde hay muchísimo margen de mejora. Sectores como la aeronáutica –que ya facturan más de 2.000 millones por año– se configuran como claras oportunidades para que Andalucía se suba al tren tecnológico. Hay empresas punteras, también, y un mercado de casi nueve millones de personas, el mayor de España, que, en un contexto adecuado, tiene un gran potencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios