juventud

La batalla legal contra el alcoholismo precoz

  • Los expertos relacionan la publicidad de alcohol con la iniciación en el consumo

  • Instituciones como el Defensor del Menor reclaman endurecer la legislación

'Botellona'. 'Botellona'.

'Botellona'. / D. S.

Muchos expertos coinciden al señalar la publicidad de bebidas alcohólicas como uno de los factores de riesgo más importantes en un consumo descontrolado de alcohol a edades tempranas. El vínculo que se crea entre los mensaje publicitarios y la adquisición de hábitos de consumo entre los menores es, según los especialistas, muy estrecho. "En base a los estudios que hemos podido revisar y realizar, la publicidad tiene mucho que ver en la iniciación al consumo", comenta José Antonio García del Castillo, director del Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID) y coautor junto a Carmen López del libro Publicidad, medios de comunicación y adicciones (Edaf).

En su estrategia para reducir el consumo de alcohol, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que limitar el impacto del marketing en jóvenes y adolescentes es un objetivo importante si se quiere evitar el consumo nocivo de alcohol. Una forma de conseguirlo es endureciendo la legislación que regula la publicidad de bebidas alcohólicas.

La normativa andaluza no prevé el control de la publicidad de alcohol en espacios exteriores

La Ley General de Publicidad sólo prevé la prohibición de anunciar bebidas alcohólicas con una gradación superior a 20 grados y en los ámbitos educativo, sanitario y deportivo. Los reclamos que se refieren a las bebidas con una gradación inferior quedan fuera del espacio legal.

Sin embargo, los expertos desmitifican la creencia de que las bebidas con una gradación inferior son menos perjudiciales. "Las bebidas alcohólicas con una gradación inferior a 20 grados son igual de dañinas y, además, es por donde se empieza el consumo. Los estudios científicos demuestran que la persona que comienza a consumir sustancias adictivas antes de los 15 años tiene doble probabilidad de ser consumidor abusivo en la edad adulta", apunta García del Castillo, quien añade que el alcohol sigue teniendo una consideración positiva en la sociedad española y no recibe la sanción correspondiente.

El marco diseñado por la normativa estatal se complementa con lo que establece la legislación en cada comunidad autónoma. En el caso de la andaluza, la legislación vigente -la Ley de Prevención y Asistencia en materia de Drogas- resulta ser una de las más permisivas del resto de comunidades. La norma establece los lugares en los que se prohíbe insertar anuncios publicitarios de bebidas alcohólicas: centros docentes, áreas de servicio, instalaciones deportivas. Pero es muy escueta y no contempla la limitación de la publicidad en espacios exteriores, como sí lo hace la legislación del País Vasco.

Algunas instituciones, como el Defensor del Menor de Andalucía, reclaman al Parlamento que estudie modificar la actual normativa para que sea más explícita y añada un apartado dedicado a la promoción comercial de bebidas alcohólicas en los espacios públicos. En ausencia de una legislación autonómica taxativa, el Defensor del Menor ha abierto recientemente un expediente de queja contra los Ayuntamientos de Granada y Sevilla para reclamar que retiraran la publicidad de bebidas alcohólicas en las marquesinas de los autobuses urbanos.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, anunció el año pasado la intención del Gobierno de poner en marcha una ley para frenar el consumo de alcohol entre los menores. Jesús Ramón Aguirre, portavoz del PP en la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, expone queentre todos los gruposestán trabajando para elaborar conclusiones que sirvan como punto de partida de la próxima Ley de Prevención del Consumo de Alcohol por Menores de Edad. Y añade que la publicidad, junto con las actuaciones preventivas en el ámbito escolar, serán algunas claves que previsiblemente recoja la nueva normativa.

En el ámbito audiovisual, la Ley General de Comunicación Audiovisual, vigente desde 2010, prohíbe la publicidad televisiva de bebidas alcohólicas con una gradación superior a 20 grados y permite la publicidad de bebidas de menor gradación siempre y cuando se emita en la franja horaria comprendida entre las 20:30 y las 6:00 del día siguiente. Pese a las restricciones, el Consejo Audiovisual Andaluz (CAA) ha detectado que las televisiones -públicas y privadas- han esquivado la prohibición en varias ocasiones. El año pasado se realizaron siete requerimientos de cese de anuncios televisivos " que invadían la franja horaria de protección infantil", apostilla Emelina Fernández, presidenta del CAA.

En un informe, el Consejo denuncia la presencia de bebidas de alta gradación en programas, películas o series de televisión que se emite en horario protegido, y exigen una reforma que endurezca la normativa vigente que regula la publicidad de bebidas alcohólicas. Señalan también que en internet se alojan multitud de contenidos audiovisuales que están a disposición de la población, especialmente los jóvenes. Una realidad que todavía no se ha abordado. " La directiva europea de Comunicación Audiovisual, que se va a aprobar próximamente en el Parlamento, ya le otorga potestad a los órganos reguladores del sector audiovisual para que puedan actuar sobre estos asuntos. Pero esto todavía está por venir", concluye Fernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios