Andalucía

PSOE y Adelante exigen el cese del directivo del SAS acusado por un conflicto de intereses

  • El Gobierno insiste en la legalidad de la situación del director de Asistencia Sanitaria que trabajó para una empresa farmacéutica

Psoe y Adelante Andalucía no han quedado satisfechos con las explicaciones dadas por la Consejería de Salud y Familias en relación al director de Asistencia Sanitaria del Sistema Andaluz de Salud (SAS), Diego Vargas, acusado de haber contratado un lote de medicamentos a una empresa farmacéutica para la que estuvo trabajando justo antes de recalar como alto cargo en el Gobierno andaluz. El consejero del ramo, Jesús Aguirre, volvió a salir al paso de las manifestaciones de los partidos de la oposición mostrando su "plena confianza" en el directivo del SAS y se remitió a los detalles que suministrará en el Parlamento el próximo jueves.

La secretaria general del PSOE, Susana Díaz, arremetió contra la continuidad del director del SAS y se preguntó a "qué está esperando" el consejero para cesarlo. Díaz exigió que tal destitución ha de producirse "cuanto antes" a causa del "conflicto de intereses" existente entre su puesto como alto cargo de la Junta y su vinculación con una "gran empresa farmacéutica".

Díaz señaló en declaraciones a los periodistas en Armilla que "un día antes de llegar al Gobierno andaluz" Vargas se encontraba "al frente de una gran farmacéutica" y "al día siguiente entra en el SAS y manda contratar con la empresa con la que trabajaba el día antes". "Un conflicto de intereses y además mintiendo", clamó la secretaria general socialista en unas palabras recogidas por Europa Press.

La polémica a cuento de las prácticas del director del SAS surgió por una acusación lanzada por Adelante Andalucía, cuyo portavoz, Antonio Maíllo, volvió a la carga por la cuestión. El político de la formación morada tachó el caso de "escándalo" y le exigió al presidente de la Junta, Juanma Moreno, la destitución del alto cargo, afectado por una situación de "incompatibilidad manifiesta" debido al "conflicto de intereses" que supone el hecho de que trabajara en una farmacéutica responsable de un medicamento que él mismo presentó en España.

Maíllo añadió que no le valen las declaraciones del consejero de Presidencia, Elías Bendodo, al afirmar que Vargas no está ya vinculado a la empresa. "Faltaría más", dijo Maíllo, quien siguió diciendo que "el problema es que ha tomado una decisión vinculada a los intereses de la empresa en la que trabajaba; la dimisión no se puede demorar ni un día más".

El argumento del consejero de Salud giró entorno a la situación de legalidad del director de Asistencia Sanitaria del SAS, una justificación que no le vale a la oposición: "Dos días antes de firmar como director del SAS presentó su renuncia" en la farmacéutica, dijo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios