José Antonio Nieto | Portavoz del PP en el Parlamento andaluz

“Dentro de cuatro años la sanidad no será un problema”

  • El dirigente popular califica de “éxito” el cambio de Gobierno y resta gravedad a las exigencias de Vox como socio

  • Defiende que el PSOE debe recuperarse, pero vaticina más condenas en los ERE

  • "La sentencia de la Gürtel tenía un número importante de párrafos tóxicos incorporados de manera artificiosa”

José Antonio Nieto, en el Parlamento antes de la entrevista. José Antonio Nieto, en el Parlamento antes de la entrevista.

José Antonio Nieto, en el Parlamento antes de la entrevista. / Juan Carlos Muñoz

José Antonio Nieto (Guadalcázar, 1970) se acuerda de Diego Pérez de los Cobos –quien dirigió el operativo de Interior en el 1-O– cuando analiza este primer año como portavoz del PP en el Parlamento andaluz. El guardia civil le decía que, en la Secretaría de Estado de Seguridad, “los días son muy largos y las semanas muy cortas”. Lo mismo ocurre en las Cinco Llagas, cuenta este cordobés, que aterrizó a las listas del PP para las andaluzas del pasado 2 de diciembre con la vitola de sustituto de un Juanma Moreno que no las tenía todas consigo para llegar a San Telmo. “Eso no era cierto”, rememora ahora antes de calificar de “razonable éxito” el primer año del cambio.

–¿Cómo va la adaptación?

–Nos hemos acostubrado mucho antes a estar en el lado que apoya al Gobierno que el PSOE a estar en la oposición. Antes un diputado venía al Pleno, preparaba su intervención y siempre tenía una salida, que era criticar al que estaba gobernando. Eso ya no ocurre...

–Un poco si que ocurre, pero al gobierno que estaba antes.

–Cuando ves al PSOE presentar una moción en materia de salud, con una lista de 23 puntos, en los que exige todo aquello que incumplió para que lo haga un Gobierno que lleva diez meses, no te queda más remedio que poner ante el espejo a ese grupo.

–¿Ha pecado el PP de bisoñez?

–A cualquier persona con un mínimo de objetividad no le queda más remedio que poner buena nota al Gobierno en su primer año. Es sorprendente, y a mucha gente hay que transmitírselo, que después de 40 años ha habido un cambio de gobierno y no ha pasado nada. Siguen abiertos los hospitales y funcionando los colegios. No era o el PSOE o el caos. Nos habían dicho siempre, y parte de la sociedad lo ha interiorizado, que cuando llegase el PP se privatizaba todo y se quitaban los servicios públicos. Frente a eso, tenemos dos presupuestos con el mayor gasto social. Y hay otro mantra que no sirve, el que dice que si se bajan los impuestos se sacrifican los servicios públicos. Pero se han bajado impuestos y se ha incrementado la financiación de la sanidad y la educación

–El aumento en gasto social no procede del incremento de ingresos fiscales, sino del aumento en las transferencias del Estado.

–Claro. No me refiero a eso, sino que el incremento en los ingresos en más de 1.000 millones es la mezcla de un incremento en la financiación que recibimos del Estado y otra parte que es la recaudación de impuestos propios, que también ha crecido.

–Los hospitales funcionan, pero también tienen problemas que ya existían con el PSOE.

–Resolver una situación dramática en 10 meses no sería un ejercicio de eficacia, sería un milagro. Y milagros no hacemos. Estamos haciendo un esfuerzo enorme incorporando 1.900 millones más. En diez meses nadie puede conseguir que una persona en coma esté en condiciones de disputar el Mundial . No es justo medir la labor del Gobierno de Juanma Moreno y compararlo con un gobierno de 40 años del PSOE. Dentro de cuatro años la salud no va a ser un problema para los andaluces, aunque pueda sonar atrevido.

–¿Se va a agotar la legislatura?

–Estoy convencido. Hay una costumbre en los dirigentes del PP de ser predecibles. Jugar a los atajos de “me interesa adelantar un año porque ahora estoy mejor” no es bueno para la sociedad. Hay buena sintonía entre los socios de Gobierno y entendimiento con el partido que nos ayuda a mantener una mayoría de gobernabilidad. Si depende de Juanma Moreno se van a cumplir y da la sensación de que por el resto de formaciones también.

–El 10-N fue un terremoto. Su socio principal, Ciudadanos, ha sufrido una debacle.

–El castigo que ha sufrido Cs ha sido excesivo.Están siendo unos socios leales y están trabajando muchísimo. Con ese trabajo, los ciudadanos los van a percibir mejor en futuras elecciones.

–Según ese razonamiento, los andaluces han premiado la labor de Vox en los últimos meses.

–Una parte del electorado en este momento es muy voluble. Si comparamos las elecciones de abril con las de noviembre, en cinco meses y pico, vemos que Ciudadanos tocó su techo en abril y ahora se ha quedado con 10 escaños. Y Vox, que defraudó a muchos en abril porque creían que iban a tener un resultado espectacular, se quedó en 24 escaños. Cuando el ambiente electoral sea menos líquido todos acabaran volviendo a una situación razonable. Habrá un partido fuerte a la izquierda, otro a la derecha y otros partidos con los que buscar mayorías de gobierno.

–¿Cómo de preocupados están por tener a Vox a 7.000 votos?

–En abril fue todavía peor. Ciudadanos nos superó. Luego vinieron las municipales y la cosa fue diferente, y luego estas generales y las cosas han vuelto a ser diferentes. Si hacemos bien las cosas los cuidadnos nos van a dar su confianza.

José Antonio Nieto, portavoz del PP en el Parlamento José Antonio Nieto, portavoz del PP en el Parlamento

José Antonio Nieto, portavoz del PP en el Parlamento / Juan Carlos Muñoz

–¿Es más complicado negociar con Vox que con otros partidos?

–Con Vox la negociación está siendo razonable. Hasta ahora ninguna de las propuestas que hemos recibido de Vox y que se han aprobado desvirtúan nuestro programa político. Ni el suyo. Estamos en ese punto en que tenemos puntos de intersección en ese programa. Es verdad que muchos de los votantes de Vox antes votaban al PP. Se ha puesto el acento en políticas que Vox defiende con otra actitud distinta a la que tenía el PP, pero mantenemos cosas en común. Esas son las que hemos recogido en los acuerdos de presupuestos y eso hace que Vox pueda sentirse útil sin renunciar a nada y que el PP tampoco tenga que renunciar a nada.

-Se vanaglorian de que han abierto debates inexistentes. La polémica del día de lucha contra la violencia de género nace de su salida del consenso que había antes.

–Vox abre debates que hasta ahora no existían. Que eso sea bueno para Vox, está por ver. Que eso sea bueno para la sociedad también está por ver. Minar el consenso que hay en torno a la lucha contra la violencia de género es un error. Yo se lo he transmitido a ellos

–¿Qué consecuencias tiene la falta de consenso del 25-N?

–Lo que ocurre es que se refuerza un acuerdo que ya existía entre los cuatro partidos que formaban el Parlamento antes. Vox no ha roto el consenso previo. A mí me gustaría que Vox se incorporara. Hemos hecho esfuerzos para ello. Nos plantearon eliminar el Instituto Andaluz de la Mujer y nosotros les preguntamos que por qué. Nos dijeron que había otros problemas que no se atienden en el IAM. Pues abordemos esos problemas desde otro sitio, pero por qué tenemos que eliminar algo que sí presta un servicio importante a la sociedad. Querían incorporar al teléfono 016 una protección que no existía en ese teléfono, pero nosotros no queremos desvirtuar lo que ya existe en violencia de género. Lo que se hizo fue crear otro teléfono que atienda esos otros casos. Ojalá entiendan que por adición siempre van a tener el acuerdo del PP, pero por extinción, no nos van a tener. No vamos a renunciar a todo lo que se ha hecho en la lucha contra la violencia de género y a lo que se ha hecho en defensa de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

–¿Les resultan incómodas las posturas de Vox en violencia de género o el cambio climático?

–La apuesta por una Andalucía verde, por hacer compatible nuestro desarrollo con la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climatico, a mí me parece perfectamente lógica. Nos une con una filosofía de desarrollo emergente en países como Canadá, Dinamarca, Noruega o Alemania. No son todo gobiernos de izquierdas, ni mucho menos. Hay gobiernos liberales y de centroderecha que hacen ese trabajo. Pasa como con la violencia de género. Negar que tenemos que cuidar el medio ambiente y luchar contra el cambio climático es tener una visión muy corta.

–En esos países que menciona se hace un cordón sanitario a la extrema derecha. Aquí lo propone la izquierda y el PP no está por la labor.

–En Alemania no se hace un cordón sanitario. En Alemania hay una gran coalición. La Große Koalition alemana es una cosa muy seria. En Alemania no hay un PSOE frívolo que, al mismo tiempo que dice que hay que hacer un cordón sanitario al tercer partido del país, se permite el lujo de negociar el futuro gobierno con el partido que lidera un condenado por el Supremo por pretender acabar con este país. En Alemania hay un gran acuerdo que deja fuera a quién está fuera de ese acuerdo. También se hace cordón sanitario con La Izquierda (Die Linke). No vale coger sólo lo que me interesa de Alemania.

–¿Podrá recuperarse el PSOE del golpe que empezó el 2-D y continuó con la sentencia de los ERE?

–Tenemos a un PSOE absolutamente grogui. Absolutamente lastrado por su pasado, incapaz de hacer propuestas y que tiene una carencia enorme de liderazgo... ilusionante. Ahora lo que tiene es un liderazgo por exclusión. A algunos del grupo socialista se les ocurrió discutir mínimamente el liderazgo de Susana Díaz y están como están. El PSOE tiene que tomar una decisión, o entiende el momento político o demostrará que ha perdido su capacidad para analizar la realidad. A nosotros nos conviene que sigan así, pero a Andalucía no.

–¿El PSOE sigue dopado electoralmente, como han dicho en su partido en los últimos días?

–No. Sigue teniendo la tentación de doparse, porque quien ha tenido esa adiccion y se ha criado pensando que se gana fácil, tiene esa tentación. Ahí están los resultados. Si uno compara al PSOE del doping con el de ahora, hay una diferencia. El peso de esos millones de euros que se han gastado en mantener al PSOE en el poder.

–Y no han sido capaces de superarlos en las últimas elecciones.

–Este PSOE magullado todavía no se ha medido en unas elecciones propias. Los alcaldes del PSOE han tenido muy buen resultado. Ha habido unas generales en las que Pedro Sánchez ha tenido un buen resultado. Y nosotros, surcando las aguas más procelosas de los últimos tiempos, con dos partidos que pescan en los mismos caladeros electorales que nosotros, hemos mejorado nuestros resultados. Todavía el PSOE-A y el PP-A no se han medido. Estoy esperando esas elecciones, porque ahí se va a ver el drama del PSOE y la fuerza del PP.

José Antonio Nieto durante un Pleno del Parlamento. José Antonio Nieto durante un Pleno del Parlamento.

José Antonio Nieto durante un Pleno del Parlamento. / Efe

–El PP nacional se reinventó tras la sentencia de la Gürtel. ¿Puede darle consejos al PSOE andaluz?

–Una parte importante del poder judicial ya ha asumido que la sentencia de la Gürtel tenía un número importante de párrafos tóxicos incorporados de manera artificiosa con el único objetivo de apoyar la moción de censura. Eso provocó que un presidente honesto, honrado, como Mariano Rajoy, se diera cuenta que tenía que abandonar el barco. Un hombre que no ha sido condenado ni ha tenido ninguna sanción en materia de corrupción. En un tiempo cortísimo, el PP se tuvo que enfrentar a su mayor crisis desde que se refundó, en 1991. Nos llevó al peor resultado que hemos tenido nunca, con 66 escaños. Pero había que hacerlo. Hoy hay una generación diferente que no ha tenido que ver con ningún caso de corrupción y que construye un proyecto político nuevo. Ahí tiene que tomar nota el PSOE andaluz. Tiene que darse cuenta que la sentencia de los ERE es el epílogo a una generación muy amplia que representan a un partido dopado. Hay muchas personas en el Parlamento que han sido parte de ese PSOE, por acción o por omisión. No le deseo ningún mal a nadie. Ojalá no haya responsabilidad penal para nadie más. Me temo que la habrá.

–¿Es usted el poli bueno de la bancada del Gobierno entre tanto poli malo?

–Yo tengo que intentar que se puedan llegar a acuerdos. Tengo muy buena relación con los responsables, por ejemplo, de Adelante Andalucía. Y con muchos diputados del PSOE.

–Se dijo que venía usted a sustituir a Juanma Moreno si no lograba llegar a San Telmo tras el 2-D.

–Eso no era cierto. Pablo Casado me dijo que quería echar el resto en Andalucía y que todas las personas que daban bien en las encuestas tenían que dar ese paso. También me lo pidió Juanma Moreno.Tengo una relación excepcional con el presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios