Narcotráfico Campo de Gibraltar Cae la banda del Mosquito tras intentar alijar hachís en Lebrija

  • La Guardia Civil detiene a 51 personas en una operación contra una de las mayores organizaciones de narcotraficantes del Campo de Gibraltar

  • La presión policial en las costas de Cádiz ha obligado a los narcos a buscar vías alternativas, una de las cuales pasa por el Guadalquivir

Comentarios 1

La Guardia Civil ha desmantelado una de las organizaciones dedicadas al tráfico de hachís más importantes del Campo de Gibraltar, la llamada banda del Mosquito. Esta red de traficantes intentó alijar una gran cantidad de droga en Lebrija, después de remontar el río Guadalquivir. El instituto armado abortó el desembarco y se incautó de 70 fardos de droga.

Esta fue una de las fases de la operación contra la banda del Mosquito, de la que la Guardia Civil ha informado este domingo en una nota de prensa. En total han sido detenidos 51 miembros de la organización, que había ampliado su campo de acción y no sólo operaba ya en el Estrecho, sino también en el Guadalquivir y en las costas de Málaga. 

La investigación comenzó el pasado otoño, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que una organización dedicada al tráfico de hachís a gran escala podría estar realizando sus actividades ilegales en provincias limítrofes, debido a la presión de la Benemérita en las costas de Cádiz.

Los agentes averiguaron que los narcotraficantes habían botado una embarcación semirrígida en la localidad de Almayate (Vélez-Málga). Para ello habrían utilizado un narcoembarcadero que compartirían con otras organizaciones criminales. y en el que se habrían botado en los últimos meses hasta 20 embarcaciones del mismo tipo.

Para las botaduras utilizaban extraordinarias medidas de seguridad, realizándose de noche y con importantes recursos humanos procedentes de la comarca del Campo de Gibraltar. En las noches de botadura los integrantes de la organización controlaban por completo la zona. Una vez asegurada, introducían un camión que transportaba la narcolancha. En el interior, los narcotraficantes habían construido una plataforma metálica donde descargaban la embarcación.

En cada una de estas operaciones participaban más de veinte personas. Entre ellas hay varios roles: el responsable de abrir y cerrar los accesos a la parcela, el conductor del camión, la tripulación de la embarcación, los que descargan y botan la lancha y los llamados puntos, personas encargadas de vigilar la zona, tanto en coches como ocultos entre la maleza. 

A finales del año pasado, los guardias civiles encargados de la investigación detectaron como la banda del Mosquito botaba una embarcación desde el narcoembarcadero de Málaga. Días más tarde, y tras varias tentativas abortadas, consiguieron alijar el hachís traído desde Marruecos en Puente Mayorga.

Allí, los agentes detuvieron a 32 personas, entre ellas el líder del clan, el Mosquito. También se incautaron de 27 fardos de hachís y recuperaron un vehículo todoterreno sustraído. Además, localizaron una guardería  (almacén de droga), donde se encontró una pistola municionada y dispuesta para su uso. La embarcación huyó mar adentro con el resto de la carga.

Días después, la lancha se dirigió al río Guadalquivir e intentó alijar el resto de la carga a la altura de Lebrija. Allí la Guardia Civil detuvo a la tripulación y se incautó de la embarcación y de 70 fardos de hachís que no habían sido descargados en Puente Mayorga.

A mediados de febrero, la Guardia Civil registró numerosas propiedades en el Campo de Gibraltar. También se inspeccionó la parcela de Almayate en la que estaba el narcoembarcadero. Los últimos detenidos fueron el propietario de la lancha y las personas encargadas del avituallamiento. Es decir, los que llevaban alimentos y gasolina a la tripulación en alta mar, que utilizaban otra embarcación más pequeña para llegar hasta la narcolancha. 

En total, la operación ha finalizado con 51 personas detenidos y el desmantelamiento completo de la organización. A sus integrantes se le imputan delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y robo de vehículos a motor.

El valor de los bienes aprehendidos asciende a 530.000 euros. Entre ellos están la lancha, tres motores, una embarcación recreativa, tres vehículos sustraídos y otros 14 decomisados. El narcoembarcadero ha quedado clausurado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios