La Voz Invitada de Pedro Parias, secretario general de Feragua

La Asociación de regantes Feragua apuesta por las aguas regeneradas

  • Modifica sus estatutos para apoyar a las comunidades que se están constituyendo y tramitando concesiones administrativas

Depuradora de aguas residuales de Montilla donde se realiza el proyecto Reutivar. Depuradora de aguas residuales de Montilla donde se realiza el proyecto Reutivar.

Depuradora de aguas residuales de Montilla donde se realiza el proyecto Reutivar.

Feragua ha aprobado en Junta de General la modificación de sus estatutos con el objetivo de representar y apoyar a las comunidades de regantes que se están constituyendo y están tramitando concesiones administrativas para regar con aguas regeneradas.

Gracias a esa modificación, podrán formar parte de Feragua las comunidades de regantes, comunidades generales y juntas centrales de usuarios y personas físicas o jurídicas que se encuentren tramitando el correspondiente proceso de obtención de la concesión o inscripción de su derecho, además por supuesto de las que ya lo tengan.

Estas entidades en tramitación de sus procedimientos concesionales tendrán la consideración de socios eventuales hasta la definitiva obtención de la concesión administrativa o inscripción del derecho, que los convertirá automáticamente en socios de número, con todos los derechos.

El Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrológica del Guadalquivir reserva hasta 20 hm3 para el uso de aguas regeneradas en la creación de nuevas zonas regables, mientras que la Junta de Andalucía anunció con la anterior Administración el desarrollo de proyectos de reutilización de aguas regeneradas en el ámbito de las cuencas litorales andaluzas, con hasta 150 hm3 para ese fin.

“El uso de aguas regeneradas es una de las estrategias promovidas por la Unión Europea para gestionar los desequilibrios entre la disponibilidad del recurso y la demanda, así como un activo clave para la aplicación del concepto de Economía Circular y desde Feragua pretendemos contribuir al desarrollo ordenado de este recurso, de acuerdo con la regulación de las administraciones”, explica el presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, quien recuerda que “estos recursos basados en aguas regeneradas son y serán, además, casi los únicos posibles y legales para nuevos regadíos en el ámbito de las cuencas andaluzas, lastradas por un déficit estructural y para ofrecer más garantía al regadío ya existente”.

Según las estimaciones de Feragua, basadas en la planificación hidrológica vigente, las aguas regeneradas podrían llegar a representar en 2027 hasta el 4% de la demanda para riego andaluza, que asciende a 4.000 hm3.

Urgencia

En este sentido, entiende que es posible el reto de alcanzar 200 hm3 de aguas regeneradas en Andalucía para esa fecha, “un objetivo para el cual la Administración andaluza tendría que ponerse a trabajar ya, porque es en las cuencas litorales donde existe un mayor potencial de desarrollo”, afirma el representante de los regantes andaluces.

Para optimizar el tratamiento de regeneración de aguas y su uso en el regadío, Feragua está participando en dos proyectos de I+D, completamente pioneros a nivel europeo, y dotados con fondos comunitarios. Así, en “Reutivar”, Feragua investiga con otros socios el desarrollo de un sistema de precisión de fertirriego (fertilización, más riego), ajustado también al cultivo del olivar y al uso de aguas regeneradas. El objetivo final de este proyecto es impulsar el desarrollo sostenible del olivar mediante la mejora y adaptación a este cultivo del uso de aguas regeneradas.

Participantes

Junto a Feragua, que coordina el proyecto, participan en “Reutivar” el Centro de Nuevas Tecnologías del Agua (Centa), la Universidad de Córdoba y la Comunidad de Regantes del Tintín. Además son socios colaboradores de este proyecto las administraciones públicas como la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y las empresas, Aguas de Montilla, Regaber y Electrónica Toscano. Asimismo, Feragua también ha participado como socio colaborador, junto a diferentes empresas y centros de investigación, en el grupo operativo supraautonómico Optagua.

El objetivo en el que trabaja este grupo es ofrecer una solución al problema ambiental que puede devenir si no se enfoca adecuadamente la presencia de microcontaminantes orgánicos, también denominados contaminantes emergentes, en las aguas depuradas para sus aplicaciones en reutilización en la agricultura.

Este grupo operativo que ha contado con financiación europea y nacional, con fondos del Ministerio de Agricultura y Unión Europea, quiere ofrecer un modelo de negocio rentable para la regeneración de agua, que se pueda utilizar en el sector agrícola garantizando la ausencia de este tipo de compuestos, que permitirá su reutilización de una manera sostenible y sin riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios