Finanzas

El campo almeriense pide coordinación desde el origen para mejorar la rentabilidad

  • Asaja destaca que 2019 ha sido crítico para las hortalizas, los cítricos y el aceite de oliva

Las hortalizas, entre las más afectadas por la crisis de precios en 2019. Las hortalizas, entre las más afectadas por la crisis de precios en 2019.

Las hortalizas, entre las más afectadas por la crisis de precios en 2019.

Asaja Almería ha hecho balance de 2019, en el que destaca las crisis de precios en sectores tan importantes en la provincia como las hortalizas, cítricos y también aceite de oliva, junto a la preocupación por el impacto de nuevos acuerdos comerciales como el de Mercosur.

2019 ha visto también salir a la calle a los agricultores de sectores como el de los cítricos, asediados por una crisis de precios que ha echado por tierra la última campaña, el del olivar, que cierra también el año con esta tendencia bajista y el de hortalizas, que salió a la calle de forma masiva el pasado 19 de noviembre en una movilización conjunta y simultánea en otras provincias productoras. Toda esta situación, que no es nueva y que llevamos varios años denunciando, marcará que el próximo año sea un año de reivindicación en la calle y de negociación y trabajo con las diferentes Administraciones, en sintonía con la línea que se ha retomado e intensificado este 2019.

Asaja señala que la situación no puede continuar, que demandas que se realizan en materia de agua, de seguridad, de higiene rural, de vigilancia en fronteras y control de las exportaciones o la defensa de los intereses del sector agropecuario en Bruselas caigan en el cajón de los asuntos pendientes año tras año. El sector vive una crisis estructural a la que hay que hacer frente desde el propio sector, y también desde las diferentes administraciones y éste es uno de los motivos por los que 2020 se iniciará con el sector en la calle porque no es una situación que afecte sólo a un sector sino al conjunto de los profesionales que se dedican a la agricultura y a la ganadería.

En lo que respecta al sector de las hortalizas, se repiten las situaciones que hemos estado señalando en los últimos 4-5 años en los que desde Asaja hemos apuntado a la necesidad de un cambio en el actual modelo, y a la importancia de la coordinación en origen y en la planificación conjunta como uno de los caminos a seguir para intentar dar fuerza y poder de negociación al sector. También es necesario que se tomen las medidas necesarias para realizar una verdadera gestión de crisis, tal y como establece la OCM, mecanismos que están en manos de nuestras OPFHs. La inacción o el conformismo no nos está llevando a un buen lugar, por lo tanto es necesario que ese diálogo que se ha puesto en marcha a raíz del 19 de noviembre continúe. Es preciso que se inicien los pasos necesarios para poder ofertar de forma conjunta y gestionar nuestra oferta con un mayor poder ante otros lobbies, y potenciando nuestra marca diferencial propia para evitar parte de la pérdida de valor que en la actualidad padecemos.

Este 2019 ha sido un mal año de precios para el sector de hortalizas en la provincia, en el que el invierno no ha sido rentable, pues el incremento de costes (entre ellos el de la mano de obra) y la fuerte competencia externa nos hace ser menos competitivos, esto junto a la nefasta cosecha de primavera nos ha traído cambios en la superficie de la presente cosecha que ya nos deja precios inferiores en todos los productos, en especial en calabacín, pepino o berenjena, pero también en tomate y pimiento, de tal forma que podemos señalar que este inicio de campaña es el peor de los últimos años. Toda esta situación de pérdida generalizada de la rentabilidad está detrás de cambios muy importantes en nuestro sector, que ha visto cómo se han ido perdiendo producciones históricamente almerienses, nos pasó con la judía, y nos está pasando con el tomate que está perdiendo peso en los últimos años.

Tampoco ha sido un buen año para los cítricos, pues la campaña ha sido pésima en lo que respecta a los precios, que han caído de forma acusada en naranja, limón y mandarina, dejando atrás meses de importantes pérdidas económicas, de frutos sin recoger y con la protesta reiterada de la repercusión del acuerdo con Sudáfrica, que probablemente empeore tras el nuevo Acuerdo con Mercosur y que llevaron a Asaja a movilizarse ante la sede de la Comisión Europea en Madrid y a que desde el Ministerio se articulara un plan de medidas sobre el que se deberá seguir trabajando este 2020.

Los rendimientos en cereales, la nota positiva

Haciendo un repaso a la situación del resto de sectores productivos de la provincia, Asaja destaca que un año más la meteorología ha sido benigna con el cereal de la comarca de Los Vélez que ha vuelto a contar con una buena cosecha en términos de rendimiento, no se puede decir lo mismo respecto al precio que encamina otro mal año en cebada y avena, exceptuando el trigo blando que ha remontado en el último tramo de 2019.

Por otro lado, fenómenos como las heladas ocurridas durante la primavera en el interior ha ocasionado pérdidas importantes en la comarca de Los Vélez, con un descenso en algunas zonas de hasta un 70%, y si a esto le sumamos la falta de lluvia en otras zonas como el Almanzora ha provocado que los rendimientos sean desiguales y que haya producido un descenso en la producción de frutos secos. Respecto a los precios estos se han mantenido en un nivel aceptable.

En el caso del olivar las elevadas temperatura han motivado una reducción de alrededor del 12% menos de cosecha de aceite de oliva, si bien el sector debe enfrentarse a una situación de tendencia a la baja en los precios y especialmente a las repercusiones de la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos.

Situación parecida es la que se ha vivido con la uva de vino que también ha visto reducir su cosecha un 30% aproximadamente debido a las elevadas temperaturas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios