El conflicto agrario

El campo lucha por los precios justos con tecnología e innovación y no solo con movilizaciones

  • En las próximas semanas los agricultores mantienen las protestas por su papel en la cadena de valor

Dron sobrevolando un olivar para recoger información sobre el estado del fruto. Dron sobrevolando un olivar para recoger información sobre el estado del fruto.

Dron sobrevolando un olivar para recoger información sobre el estado del fruto.

Identificación de los productos mediante códigos QR, actualización de la imagen de marca, empleo de envases sostenibles, investigación para la mejora de semillas, uso de las redes sociales, aplicación de tecnologías de última generación o venta on line, son las herramientas de las que disponen los agricultores y ganaderos andaluces para sacar adelante unas producciones con las que competir en los mercados, especialmente en unos momentos en los que no reciben unos precios justos por sus producciones.

Las movilizaciones de estos días, y las que seguirán en los próximos, son solo una llamada de atención, una voz que quiere hacerse oír por los consumidores de forma directa y que reclama soluciones urgentes, porque la verdadera lucha de agricultores y ganaderos es a diario en sus explotaciones, agregando a las técnicas tradicionales de producción los últimos avances en tecnología e investigación, las verdaderas herramientas que usan cada día para ganarse un sitio justo en la cadena de valor.

Un ejemplo de ello se ha dado en el tercer encuentro de jóvenes organizado por Asaja Córdoba, inaugurada por el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, la presidenta del Imdeec, Blanca Torrent, y la delegada de Agricultura de la Junta de Andalucía, Araceli Cabello.

Durante la jornada, Fernando Vázquez, CEO de Naturcode, presentó una plataforma que permite a los productores etiquetar sus productos con códigos QR con los que mostrar a los consumidores todas las cualidades del producto, su información técnica y hasta comprarlo directamente online.

El director de Producción de Grupo Hinojosa, José Flores, habló sobre la fabricación del cartón y los distintos modelos de cajas que se utilizan, bien para industria o para agricultura en los productos frescos. Explicó también de la importancia que está alcanzando el cartón como alternativa al uso del plástico de un solo uso y expuso algunos formatos de cajas con el fin de conseguir un ahorro energético.

El papel e importancia que ocupan los medios sociales en las relaciones entre empresas y consumidores fue otro de los aspectos tratados. Daniel Marfil y Miguel Ángel Herguedas, de Integral Media, analizaron las mecánicas de las distintas redes sociales, los diferentes públicos, su evolución, figuras emergentes como los “influencers” y las oportunidades que existen en cada plataforma para reforzar la creación de imagen de marca, la atención al cliente, tanto captación como fidelización, y los procesos de compra.

Por su lado, Pedro Miguel López y José Miguel Sánchez de Puerta, socios fundadores de 140 Deco&Deli, explicaron, en base a su experiencia, las claves para crear una marca que se adapte “a los mercados actuales con una competencia en la que para diferenciarse es preciso crear algo fuera de lo habitual, cuidando del detalle, la búsqueda de la excelencia y el diseño”.

Exportación

Carlos Navasmigueloa, director comercial y consultor independiente de exportación, trató la exportación alimentaria a mercados como Estado Unidos, Europa y Asia y Carlos Pérez, fundador del supermercado ecológico Frescum expuso los pasos fundamentales para crear una tienda en internet y las dificultades de las ventas o las oportunidades para el agricultor tanto “on line” como “off line”.

Otro de los proyectos que se trabajan actualmente en el capo andaluz es para acercar la más moderna tecnología a la olivicultura a través del uso de drones. Ese ha sido el objetivo en el que ha trabajado, durante dos años, el Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones Aplicado al Olivar, en el que junto a la organización agraria ha participado el centro Atlas, el Ifapa, el laboratorio Olivarum y la Universidad de Jaén.

“Las nuevas tecnologías han venido para quedarse”, han explicado el secretario general de Asaja Córdoba, Rafael Navas, y el gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, antes de la presentación de los resultados en unas jornadas que se repetirán en las provincias de Granada, Málaga y Almería en los próximos días, habiéndose celebrado ya en Jaén.

“La agricultura de precisión ya existe y eso es un hecho. Pero no existe en el olivar ni en los cítricos, cultivos leñosos de hoja permanente –hoja perenne, que no es caduca-, y por tanto la dificultad de sombreado hay que solventarla.

Por ese motivo planteamos este proyecto pensando en el olivar”, ha explicado el secretario general de Asaja Córdoba, Rafael Navas, durante la presentación de los resultados del Grupo Operativo. Ha recordado que, en el almendro, en la viña y en los extensivos ya se hace agricultura de precisión y se georreferencia todo: “No es nada nuevo que haya que inventarse, sino adecuarlo para que en el olivar también se pueda hacer. Por lo tanto, el presente y el futuro ya está aquí, y hay que empezar a cultivar con estas nuevas tecnologías, que para eso las tenemos”.

En este sentido, ha apuntado a que hay que darle un trato preferencial a esta nueva herramienta, que supone el punto de partida para rentabilizar las explotaciones. Navas ha recordado que el trabajo para ver la aplicación de los drones a los olivos se ha desarrollado durante dos años.

Por su parte, el responsable del Centro de Vuelos Atlas, Anastasio Sánchez, ha apuntado a que el trabajo realizado a través de los drones ha consistido en imágenes a través de sensores para poder llevar a cabo un análisis del estado del olivar: “Es lo que tradicionalmente se ha hecho a través de análisis foliares, pero que la agricultura de precisión nos puede llevar a obtener en un futuro no muy lejano este tipo de datos de una manera mucho más precisa y más rápida”.

Más datos

Entre otros datos, se pueden obtener los relativos a la cantidad de agua, de nutrientes, de crecimiento foliar, de masa foliar, de tamaño de copas de los árboles, etcétera. “Esto permite el poder tener una foto muy exacta ya no solo de una plantación concreta, sino del estado de cada una de las zonas de su plantación, para aplicar de manera mucho más selectiva cualquier tipo de tratamientos fitosanitarios.

Eso puede revertir también en un ahorro de productos, en una sostenibilidad mayor para el olivar, con lo que el proyecto no es solo algo tecnológico, sino que puede ir a la calle y esperemos que en el menor tiempo posible”, ha remarcado el responsable del Centro de Vuelos Atlas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios