Administración

Las ayudas forestales priman el plan de ordenación

  • Asaja-Andalucía advierte que se vuelve a dejar fuera al 70% de los posibles beneficiarios

Dehesa Boyal. Dehesa Boyal.

Dehesa Boyal.

La Consejería de Agricultura ha ampliado el plazo para solicitar las ayudas dirigidas a incrementar el valor medioambiental de los ecosistemas forestales de Andalucía de la convocatoria 2019, cuya dotación asciende a 106 millones de euros, sin embargo esta medida no ha satisfecho las expectativas del sector que esperaba una modificación de las bases reguladoras eliminando requisitos incumplibles que dejan sin opciones al 70% de los potenciales beneficiarios.

Así lo ha denunciado Asaja Andalucía, por entender que la orden por la que se resuelve ampliar el plazo hasta el próximo 26 de noviembre constituye un jarro de agua fría para el sector pues se ha limitado a prorrogar el plazo de presentación de solicitudes.

Explican que desde el pasado 3 de octubre, los titulares de terrenos forestales y propietarios y gestores de dehesas cuentan con una línea de ayudas fundamental para prevenir incendios y mejorar la salud de nuestro ecosistema forestal.

En concreto, por esta orden se convocan las ayudas de Submedida 8.5.1 del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía, dirigida a incrementar el valor medioambiental de estos ecosistemas. Pero advierten que la orden “ha defraudado las expectativas de gran parte del sector” al cerrar la puerta a la única medida pública, financiada por la Unión Europea, para desarrollar trabajos silvícolas, mantener el monte limpio y contribuir a la prevención de los incendios forestales.

Plan de ordenación forestal

Las bases reguladoras, que en algunos aspectos pueden contravenir las indicaciones de la Comisión Europea, establecen la obligatoriedad de contar con un Plan de ordenación forestal, un requisito que no se contemplaba en anteriores convocatorias y que excluye al 70% de los potenciales beneficiarios, cerrando el acceso a un gran número de agricultores, ganaderos y empresarios forestales.

Tal como Asaja denunció tras conocer las bases, la redacción de un plan técnico de ordenación forestal es costosa, compleja y no está al alcance de las pequeñas y medianas explotaciones.

En las bases se obvia, por la vía de los hechos, la recomendación de la Comisión Europea de permitir que los trabajos se aborden con el personal y los medios propios de la explotación, puesto que aunque en teoría se permite, de facto se desincentiva al establecer un sistema de doble baremo que fija tarifas hasta siete veces superiores si las actuaciones las desarrollan empresas externas.

Asaja Andalucía considera que “por todos los flecos que deja esta orden se escapa la única posibilidad para financiar los costosos trabajos forestales que permiten prevenir los incendios forestales en los montes andaluces”. “Ante un ciclo de sequía como el que estamos sufriendo -agregan, los responsables de la Consejería de Agricultura puede acabar lamentando la nula atención prestada al clamor del sector forestal y de la propia Asaja”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios