Entrevista al director de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía

Jaime Martínez-Conradi Álamo: “Las cooperativas son la esperanza frente a la crisis”

  • Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y Grupo Joly organizan el I Foro del Cooperativismo Agroalimentario que tendrá lugar el día 27 en Sevilla

Jaime Martínez-Conradi Álamo. Jaime Martínez-Conradi Álamo.

Jaime Martínez-Conradi Álamo.

A. Estrella YáñezAsegura que las cooperativas son empresas modernas, profesionalizadas y las que dan vida a los pueblos, por ello el director de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía anima a la agrupación, especialmente en momentos tan duros para el sector agrario como el actual, con movilizaciones intermitentes.

–Hablar de agricultura estos días es hablar de movilizaciones, ¿por qué se desata ahora esta campaña, cuando el sector viene denunciando su injusto papel en la cadena de valor desde hace años?

–El sector agrario ha llegado al límite. No hay cultivo que no esté afectado por la situación de bajos precios en origen o los ataques comerciales de carácter internacional, ya sea por el veto ruso; las importaciones de terceros países sin control; los aranceles a la exportación a Estados Unidos; o un Brexit cuyas consecuencias aún desconocemos. Además, paralelamente, tenemos que abordar una reforma de la PAC, en la que ya se nos está advirtiendo de un recorte del 14% en el presupuesto. Por tanto, y hablando de un sector estratégico para la economía, el empleo y la sostenibilidad medioambiental, como es el agrario, lo que estamos pidiendo a las administraciones es que sitúen al campo en el centro del debate político y adopten medidas contundentes que reviertan esta situación con rapidez, al tiempo que garanticen futuro y crecimiento para productores y sus empresas.

–¿Se ven especialmente perjudicadas las cooperativas y sus socios debido a su menor tamaño?

–Es cierto que Andalucía cuenta con un elevado número de pequeñas cooperativas en algunos sectores, pero también tenemos empresas y grupos con dimensión suficiente que operan en los mercados de forma individual. Quizá adolecemos de mayor concentración en algunos sectores para poder ordenar los mercados y equilibrar la cadena, sirva de ejemplo el aceite de oliva, en el que frente a grandes grupos existen todavía cientos de cooperativas pequeñas con dificultades para comercializar su producto y negociar su precio.

–¿Qué ventajas supone para los cooperativistas agruparse en momentos complicados como éste?

–Las alianzas son siempre positivas, pues el modelo cooperativo permite, desde la concentración de la oferta, acceder a los mercados con mayor seguridad y poder de negociación, al tiempo que, según el tamaño, ofrece garantías de suministro a las empresas compradoras, tanto en cantidad como a lo largo del tiempo. Además, el hecho de pertenecer a una cooperativa ofrece a los productores la tranquilidad de tener un equipo profesional que se encarga de la comercialización de sus productos, le asesora, le proporciona inputs a precios competitivos, le informa y gestiona ayudas, permitiendo a agricultores y ganaderos centrarse en lo importante, es decir, en la gestión de sus explotaciones y en la producción de alimentos seguros y de calidad.

–¿Qué sectores son más reacios a la agrupación y por qué?

–Los problemas son más de tradición, costumbre, personalismos y localismos. Es difícil cambiar mentalidades y sobre todo encontrar generosidad en las personas, más cuando hablamos de procesos de integración o fusión. Si uno de los objetivos es maximizar el valor de la producción del socio, no tiene sentido que continúen existiendo dos y tres cooperativas en un mismo pueblo o que se rechace formar parte de grupos dimensionados con poder de financiación y negociación o, lo que es peor, cuestionarlos por hacer lo que el mercado está exigiendo a los productores para defender su rentabilidad.

I Foro de Cooperativismo Agroalimentario

–Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha organizado un foro junto al Grupo Joly específico sobre los desafíos y oportunidades ante el nuevo ciclo económico. ¿Qué mensaje va a lanzar allí su organización?

–En estos momentos de incertidumbre es importante pararse a reflexionar sobre lo que estamos haciendo bien y lo que podemos hacer mejor, sin perder de vista el contexto político y económico actual. Por otra parte, queremos contar a la sociedad los beneficios que aportan las cooperativas agroalimentarias a Andalucía, en todos los planos -económico, social y medioambiental- y uno fundamental que es la vertebración del medio rural. Estamos absolutamente convencidos de que las cooperativas son las que garantizan la vida en los pueblos de Andalucía, en los que, en multitud de ellos, su economía gira en torno a una de nuestras empresas. Pero es que, además, las cooperativas son empresas modernas, profesionalizadas, internacionalizadas, innovadoras y un ejemplo a seguir en el sector agroalimentario no solo regional sino nacional. En resumen, mandaremos un mensaje de fortaleza, de optimismo y de unidad del cooperativismo andaluz y sus productores, referentes sin duda en el ámbito nacional y esperanza frente a la crisis y la despoblación.

–¿Por qué cree que ha despertado tantas expectativas el foro?

–En primer lugar, por la sensibilidad social y política que existe en estos momentos hacia todo lo relacionado con el sector agrario y agroalimentario. Además, debe ser la primera vez en el que un foro congrega a un número tan amplio de empresas agroalimentarias líderes, lo que supone, por tanto, una gran oportunidad para conocer su trabajo, extraer conocimientos y poner en común estrategias que contribuyan al crecimiento del sector en su conjunto. No en vano, las nueve cooperativas que debatirán en las diferentes mesas representan el 30% de la facturación de todo el cooperativismo andaluz.

–El retraso en el cierre del nuevo marco de la PAC aporta mucha incertidumbre al sector agroalimentario, ¿no?

–Esta reforma es especialmente complicada con la salida de Reino Unido y el recorte presupuestario que conlleva. Además los retos climáticos supondrán cambios, que habrá que ver cómo se implementan sin sobrecargar con más costes y burocracia a agricultores, ganaderos y cooperativas. Es el momento de trabajar todos a una, me refiero a organizaciones agrarias, cooperativas y administraciones en España, si no queremos ocasionar más dificultades al campo español. También es fundamental que traslademos a Bruselas la importancia de una PAC fuerte, no solo en presupuesto sino también en gestión y política de actuación ante una creciente injerencia y convulsión internacional.

Demandas

–Además de los precios en origen, ¿hay otras cuestiones que preocupan a los agricultores y los ganaderos andaluces?

–Tenemos que abordar de forma urgente una política de agua global, para los que la tienen y para los que la demandan, para lo cual Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha constituido la Federación de Regantes Cooperativos (Coopagua), desde la que espera aportar soluciones al campo andaluz en esta materia. Por otro lado, la falta de la mano de obra en el campo es una realidad que también está afectando a la rentabilidad de nuestras explotaciones y en la que se deben implicar tanto las administraciones autonómicas como la central.

Jaime Martinez-Conradi Álamo, en su despacho. Jaime Martinez-Conradi Álamo, en su despacho.

Jaime Martinez-Conradi Álamo, en su despacho.

–¿Qué apoyo necesita el sector cooperativo por parte de las administraciones?

–Necesitamos que la Administración se convenza del valor y beneficios del modelo cooperativo y actúe en consecuencia. Igualmente, necesitamos abordar urgentemente el problema de las tarifas eléctricas y su adecuación al campo, así como la temporalidad, las bonificaciones a la Seguridad Social, o medidas fiscales que ayuden a revertir la crisis actual. Por último, y no menos importante, necesitamos que Bruselas garantice y desarrolle mecanismos de regulación de mercado efectivos, que llevamos años reclamando y trabajando desde Cooperativas Agro-alimentarias y que no pueden esperar más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios