AGR Andalucía

Podemos, de excluir al sector primario de su programa a exigir la reforma agraria

  • "Queremos una agricultura de campesinos con un sistema más igualitario", reclama Teresa Rodríguez.

Comentarios 13

El documento económico de la formación política Podemos no hace menciones específicas al sector agrario o agroalimentario español. El texto que será la base del programa económico, elaborado por los catedráticos Vicens Navarro y Juan Torres, no incluyen entre sus análisis propuestas cuestiones relativas al mundo rural y su actividad económica, algo que viene a confirmar la impresión de que los dirigentes de Podemos, procedentes mayoritariamente del mundo universitario y del entorno urbano, no dedican mucha atención a este sector de la población ni a esta actividad económica.

Sin embargo, este aparente olvido, salvo alguna alusión velada a cuestiones como los mercados de proximidad, choca con propuestas radicales, aunque poco concretas, que llegan de los círculos de Podemos de Andalucía, desde donde se desentierra la bandera de la refroma agraria.

Concretamente, la eurodiputada gaditana de Podemos Teresa Rodríguez, aseguraba tras la presentación del programa económico del partido que urge una reforma agraria para Andalucía con la finalidad de alcanzar "un reparto más equitativo de la tierra".

Rodríguez, que ha venido apoyando al grupo crítico que lideraba Pablo Echenique y que perdió su pulso ante Pablo Iglesias para dirigir la formación, apoyaba esta idea de la reforma agraria tras la presentación del programa económico.

En dicho programa se planteaban específicamente otras cuestiones como la necesidad de que la banca publica reactive el crédito a las familias, un aumento de los salarios a través de un fortalecimiento de los sindicatos, reducir la jornada laboral a 35 horas semanales y subir la cuantía de las pensiones.

Teresa Rodríguez sí parece que apreció la falta de atención del programa económico a la cuestión agraria, aunque lo limitaba a Andalucía, y más como reivindicación histórica que como alternativa económica o social.

"Como andaluza, echo en falta una reivindicación histórica de región, la de un reparto más equitativo de la tierra, y para ello urge una reforma agraria, que implica un reparto más equitativo de la tierra; queremos de una agricultura de campesinos y avanzar hacia un sistema más igualitario y sostenible", mantenía.

La eurodiputada añadía que si bien son "urgentes" y "necesarias" las políticas económicas planteadas en el programa, también lo es una reforma agraria para Andalucía. Ya durante la campaña electoral de las europeas se escucharon algunas referencias al sector agrario por parte de líderes de Podemos, aunque todavía las propuestas no se habían atemperado como ahora en busca del voto de centro.

Entonces, Juan Carlos Monedero, uno de los dos fundadores de la plataforma ciudadana Podemos junto a Pablo Iglesias, abogaba en Valladolid por reinventar en Europa una política agraria que sirviera para frenar la despoblación, que respete el medio ambiente y dé empleo a la gente. Monedero consideraba que, en este aspecto, los ciudadanos de Castilla y León tenían mucho que decir, por las características propias de este territorio y teniendo en cuenta, además, el presupuesto que Europa reserva a la política agraria. Algo que da a entender una especie de "programa a la carta" en cuestiones agrarias.

El último proyecto de intentar aplicar reforma agraria en Andalucía fue impulsado por el Gobierno socialista de la Junta de Andalucía en los años 80, y la ley aprobada por el Parlamento andaluz chocó frontalmente con las nuevas condiciones que imponía Bruselas tras la incorporación de España a la Unión Europea y la incorporación de los agricultores y ganaderos españoles a la Políticas Agraria Común (PAC).

En todo caso, Teresa Rodríguez justifica esta reivindicación de la reforma agraria recordando que "en Andalucía tenemos una situación insostenible, con un 35,2% de paro", por lo que el documento plantea "cosas de sentido común como la derogación de la reforma laboral, que no ha servido para crear empleo sino sólo para aumentar la desigualdad, las 35 horas o la jubilación a los 65 años".

La eurodiputada gaditana insistía, en referencia al documento económico de Podemos, en que la organización quiere garantizar el ejercicio del derecho al trabajo que reconoce la Constitución española, es decir, "trabajar menos para trabajar todos", afirmó.

En este planteamiento parece que la eurodiputada pone su atención en el sector jornalero del campo andaluz, pero ignora todo el tejido de agricultura empresarial y agricultura familiar.

Esta reivindicación de la reforma agraria para Andalucía se produce en un momento en que los únicos líderes y formaciones que mantienen una reivindicación similar se están posicionando políticamente ante la irrupción de Podemos en el panorama político.

De hecho, los líderes históricos de la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), Juan Manuel Sánchez Gordillo, y del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, están pendientes de que se aclaren algunos escenarios preelectorales de cara al futuro de su militancia y de su propio liderazgo político, hoy en día muy circunscrito a alguna comarcas rurales andaluzas, sobre todo la Sierra Sur de Sevilla.

Según las últimas informaciones, Diego Cañamero se deja ver en los actos de Podemos, en cuya dirección hay ya dos sindicalistas pertenecientes al SAT, pero tampoco se decide a romper con la IU de Antonio Maíllo, quien busca contrarrestar el gran peso político del PCA con la corriente de la CUT.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios