Una marcha por los sin techo

  • Cáritas señala que unas 300 personas viven en la calle en la capital onubense

  • Escolares participan en un 'flashmob' para mostrar la invisibilidad del colectivo y reclamar sus derechos

Cáritas Diocesana realizó ayer por la mañana un flashmob en el Paseo de Santa Fe con motivo del Mes de las Personas sin Hogar, en el que participaron alumnos de distintos centros educativos de la ciudad así como de la Universidad. El objetivo era hacer visible la realidad de los sin techo. Según la institución, sólo en Huelva capital hay unas 300 personas que viven en la calle, en una chabola o en infraviviendas insalubres.

Entre las personas sin hogar, que acudieron a la cita de Cáritas, se encuentra Carlos, que desde hace tres años reside en un asentamiento chabolista en la periferia de la ciudad, junto "a más de treinta personas". Indicó que es una situación "penosa". Señaló que se quedó sin trabajo, "vivía de alquiler y no pude hacer frente a los pagos".

Recalcó que las administraciones "deberían hacerse cargo", ya que "hay pisos vacíos", que podrían facilitarse "a las personas que viven en la calle". Apuntó que "nos echan de los parques y de los cajeros automáticos", por lo que hizo un llamamiento "para que den una vivienda".

Se sienten "invisibles" ante la sociedad, "deberían mirarnos de otra manera, te indigna", aunque reconoció que hay personas que viven en la calle que no quieren que les ayuden.

Destacó que Cáritas "realiza una labor estupenda". Ofrece desayunos, servicios de ducha y lavandería e incluso les ha suministrado mantas para sobrellevar el invierno, "he pasado frío en el asentamiento chabolista, se pasa mal".

Vestidos de negro, los participantes se colocaron una careta blanca para mostrar simbólicamente la invisibilidad de los sintecho y realizaron un recorrido por las calles del centro, mientras repetían el lema de la campaña de sensibilización: Somos personas, tenemos derechos, nadie sin hogar.

Petri, trabajadora del Centro de Puertas Abiertas de Cáritas, manifestó que "estamos aquí, en el acto central de la campaña, para mostrar una realidad oculta y luchar por los derechos de las personas sin hogar".

Josema Gómez, trabajador social de Cáritas, comentó que en los últimos cuatro años la realidad de las personas sin hogar no ha cambiado en cuanto al número, en torno a 300 personas en la capital onubense, pero sí un poco el perfil. Explicó que antes eran fundamentalmente inmigrantes, que venían a Huelva a trabajar y se quedaban, y ahora la mitad de las personas que atiende Cáritas son españolas, se ha pasado de un 20% o 25%, al 50%. Indicó que sobre todo son hombres, entre 35 y 45 años.

Gómez subrayó que las ayudas de las administraciones "se han reducido bastante" y aparte "no resuelven el problema en sí". Aseguró que la situación cambiaría si se les ofreciera un trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios